Más

Suscribirse

Redes Sociales

La producción de opio se ha duplicado en Birmania bajo la junta militar

La producción de opio en Birmania (Myanmar) aumentó un 88 por ciento en 2022 respecto al año anterior, casi el doble, un incremento récord que se explica por la crisis económica que ha vivido el país desde el golpe de Estado de la junta militar en 2021, según un informe presentado este jueves por la ONU.

Los autores del estudio calculan que la producción de opio en 2022 alcanzó las 790 toneladas el pasado año, un 88 por ciento más que las 420 del año anterior y cerca del doble de la producción de 2020, cuando se alcanzó el mínimo desde que se realizan estos informes, con apenas 400 toneladas.

“Los agricultores en las zonas remotas y propensas a conflictos no han tenido muchas más opciones que volver al opio. (…) Los agricultores ven el opio como una garantía para los ingresos frente a otro tipo de cultivos”, dijo durante una presentación en Bangkok Jeremy Douglas, representante en el Sudeste Asiático y el Pacífico de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

“El opio representa una oportunidad de empleo”, añadió Douglas, quien vinculó el aumento de la producción con la bajada de inversión extranjera desde el golpe de Estado y la crisis económica , agravada por la pandemia de covid-19 y la fuerte inflación en el país.

El aumento de la producción se vio reflejado en el incremento de un 33 por ciento en la superficie cultivada (primera subida en seis años) y también en una mejora de la productividad en un 41 por ciento debido a las mejores condiciones climáticas el pasado año, al mayor acceso a fertilizantes y a una modernización por la mejor cooperación entre los agricultores y los traficantes.

También parecieron bajar los esfuerzos por erradicar las plantaciones, ya que las autoridades eliminaron un 70 por ciento menos de cultivos que el año anterior.

La zona en la que más se elevó el cultivo de la adormidera fue el este del estado Shan, fronterizo con China, Tailandia y Laos, con un aumento del 39 por ciento.

Douglas reconoció que la corrupción de las autoridades “engrasa las ruedas del tráfico de opio”, pero eludió lanzar críticas directas a la junta militar y dijo que el tráfico se produce en territorios controlados por la junta o por distintos grupos étnicos y que “todos obtienen dinero” de este negocio.

El representante de la ONU indicó que estos datos son preocupantes para la región porque supondrán un aumento del suministro de heroína (para fabricar 1 kilo de heroína necesitan entre 7 y 10 kilos de opio) en países tradicionalmente consumidores como China o Vietnam, pero también en otros que se nutren del opio birmano, como Malasia y Australia.

“Si la tendencia continúa, tendrá un impacto significativo en las sociedades”, dijo.

EFE

JBR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *