Más

Suscribirse

Redes Sociales

La policía impide segundo intento de una marcha de agricultores de entrar a Nueva Delhi

EFE/EPA/Rajat Gupta
EFE/EPA/Rajat Gupta

La Policía emplea gases lacrimógenos y refuerza las barreras en todos los accesos de la capital para impedir la entrada a Nueva Delhi de miles de agricultores que han bordeado la ciudad por segundo día consecutivo, para exigir al Gobierno garantías legales para su producción.

Cientos de tractores y camiones, acompañados por una enorme procesión de campesinos portando banderas y coreando eslóganes, se encuentran retenidos por segundo día en la frontera entre los estados de Haryana y Punjab, en el noroeste de la India, sin que la Policía les permita el paso, según imágenes de la televisión india NDTV.

La multitud de granjeros partió ayer desde Punjab en dirección a la capital india para pedir al Gobierno una ley que garantice los precios mínimos de venta sobre la producción (MSP) y proteger así el valor de sus cosechas ante la fluctuación del mercado y las grandes empresas.

Sin embargo, los campesinos se vieron detenidos en la línea que le separa del estado vecino de Haryana, limítrofe a su vez con Nueva Delhi, por un fuerte contingente policial que no han logrado atravesar.

Imágenes difundidas por la agencia india ANI mostraron hoy el segundo intento de los agricultores para atravesar la frontera, aunque fueron nuevamente gaseados por la Policía cuando se intentaban aproximar a los muros de hormigón, furgones policiales y otros obstáculos para impedir su paso.

Paralelamente, el gobierno de Haryana extendió hasta la última hora del jueves el corte de los servicios de Internet y mensajes de telefonía móvil en varios distritos donde se prevén nuevos enfrentamientos, según se lee en una orden recogida por ANI.

En este sentido, el Tribunal Superior de Haryana y Punjab pidió ayer un acuerdo amistoso entre el Gobierno y los agricultores, y que el uso de la violencia sea el último recurso de las autoridades para atajar las protestas.

La implementación de los precios mínimos de venta sobre la producción (MSP) ya fue uno de los puntos calientes de las protestas que protagonizaron miles de campesinos indios hace dos años, que acamparon por casi 15 meses en las fronteras de la ciudad, contrarios a una reforma agraria que el Gobierno indio acabó derogando en noviembre de 2021 al aceptar varias de sus demandas.

Las protestas de campesinos han revivido en ocasiones esporádicas desde entonces, como el pasado agosto, cuando cientos de granjeros marcharon hasta el centro de manifestaciones de Jantar Mantar, en Nueva Delhi, para pedir al Gobierno que cumpliese con las promesas que había efectuado casi un año antes.

La vuelta a las calles por parte de los campesinos se produce a pocos meses de las elecciones generales, lo que supone un gran pulso para el primer ministro indio, Narendra Modi, que se postula como el gran favorito para ganar estos comicios y asegurar su tercer mandato consecutivo. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *