Más

Suscribirse

Redes Sociales

La OTAN reforzará su presencia en Kosovo tras los disturbios en el norte

La OTAN anunció hoy que reforzará su presencia en Kosovo al día siguiente de los disturbios registrados en el norte de ese país balcánico entre manifestantes serbios y tropas de la fuerza KFOR de la Alianza.

“Hemos decidido desplegar 700 soldados más de las Fuerzas de Reserva Operativa para los Balcanes Occidentales”, declaró el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa en Oslo.

Serbia y Kosovo deben dar “pasos concretos para desescalar la situación, abstenerse de llevar a cabo más conductas irresponsables e implicarse en el diálogo facilitado por la Unión Europea, que es el único camino para una paz duradera”, agregó.

Los violentos choques registrados el lunes entre manifestantes serbios y los soldados de KFOR dejaron más de 50 civiles y 30 soldados heridos en la localidad de Zvecan, al norte de Kosovo.

Los serbios tratan de impedir el acceso a los ayuntamientos de los alcaldes de origen albanokosovar, elegidos en abril pasado en unos comicios boicoteados por la minoría serbia.

El alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, anunció en Bruselas que pretende convocar una reunión de alto nivel para tratar de recuperar el diálogo entre las partes.

“Ya ha habido demasiada violencia. Ahora ya tenemos demasiada violencia en Europa. No podemos permitirnos otro conflicto”, subrayó el jefe de la diplomacia europea, que mostró su esperanza en que su “voz sea escuchada y que la gente se comporte en consecuencia”.

Mientras, el embajador de EEUU en Kosovo, Jeffrey Hovenier, responsabilizó hoy al Gobierno kosovar del “ambiente de crisis” en la parte norte del país, informó la emisora Radio Free Europe.

Pristina rechaza por ahora retirar a los alcaldes y la policía especial kosovar de los ayuntamientos, como exigen los serbios -minoría en Kosovo pero mayoritarios en el norte- para poner fin a las manifestaciones, que siguieron hoy y que anuncian también para mañana, miércoles.

El pasado viernes la policía kosovar usó la fuerza contra los manifestantes para permitir el acceso de los ediles.

Para bajar las tensiones, Hovenier pidió hoy a Pristina que los alcaldes ejerzan su cargo en instalaciones alternativas y que retire a las fuerzas especiales de la Policía de los ayuntamientos.

El diplomático recordó hoy que debido a la tensión en el norte fue cancelada la participación de Kosovo, un estrecho aliado de EEUU, en el actual ejercicio militar “Defender Europe 2023” de la OTAN.

En Belgrado, el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, pidió hoy a Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido que usen su influencia sobre el Gobierno kosovar para que retire a esos alcaldes de los municipios del norte de Kosovo.

Tras reunirse con los embajadores de esos cinco países, Vucic volvió a acusar al Gobierno albanokosovar de discriminar y actuar de forma violenta contra la comunidad serbia.

La KFOR informó hoy de que tres de los militares, de nacionalidad húngara, sufrieron heridas de bala.

El presidente serbio, un aliado del gobierno ultranacionalista húngaro, lamentó que los soldados sufrieran lesiones, pero advirtió de que entre los serbios también hay heridos de bala.

Serbia había acusado anoche a los policías kosovares de haber disparado contra los manifestantes.

Vucic dijo que el primer ministro kosovar, Albin Kurti, “debe retirar sus unidades especiales (de la policía), porque los serbios nunca aceptarán su ocupación”.

Kurti, quien también se reunió con los embajadores de esas cinco potencias occidentales en Pristina, acusó a Belgrado de dirigir a los manifestantes del norte de Kosovo.

“Extremistas encapuchados, que atacan, vandalizan y arremeten contra todo lo que no sea serbio, son el principal indicador de los motivos de las acciones violentas, que deben ser condenadas enérgicamente por todos”, aseguró el primer ministro en un comunicado.

Kosovo, antigua provincia serbia poblada por una gran mayoría de albaneses, proclamó en 2008 su independencia, que Serbia no reconoce.

Ambos países negocian la normalización de sus relaciones sobre un nuevo plan europeo, apoyado por Estados Unidos, en un proceso interrumpido con frecuencia por el estallido de tensiones. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *