Más

Suscribirse

Redes Sociales

La ONU: Más de 1.050 millones de toneladas de alimentos fueron desperdiciadas en 2022

Pixabay
Pixabay

Más de 1.050 millones de toneladas de alimentos se desperdiciaron en 2022 en el mundo, el 60 % procedente de los hogares, según un informe del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (Pnuma), que señala que sucedió en un año en que un tercio de la humanidad se enfrentaba a la inseguridad alimentaria.

“El desperdicio de alimentos es una tragedia mundial. Millones de personas pasarán hambre hoy debido al desperdicio de alimentos en todo el mundo”, señaló este miércoles en la presentación del informe la directora ejecutiva del Pnuma, Inger Andersen.

El informe sobre el Índice de Desperdicio de Alimentos 2024, realizado conjuntamente con la organización asociada WRAP, se titula “Piensa, come, ahorra. Seguimiento de los avances para reducir a la mitad el desperdicio mundial de alimentos”.

El estudio presenta una estimación mundial sobre el desperdicio de alimentos a nivel de minoristas y consumidores, además de sugerir unas mejores prácticas a fin de reducir a la mitad el desperdicio para 2030 de acuerdo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fijados por las Naciones Unidas.

Según el Pnuma, en 2022 se generaron 1.050 millones de toneladas de residuos alimentarios (incluidas las partes no comestibles), lo que supone 132 kilogramos per cápita y casi una quinta parte de todos los alimentos disponibles para los consumidores.

Del total de alimentos desperdiciados, el 60 % (631 millones de toneladas) proviene de los hogares de todo el mundo, un 28 % de los servicios de alimentación y un 12 % del comercio minorista.

Cada persona desperdició 79 kilogramos de comida al año, y en los hogares se desperdició cada día el equivalente a mil millones de comidas, o dicho de otra forma, 1,3 comidas diarias para las personas afectadas por el hambre en el mundo.

A su vez, el desecho de alimentos, señala el informe, genera entre un 8 % y un 10 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI, en inglés), lo que supone casi cinco veces más que las emisiones totales del sector de la aviación.

El desperdicio de comida sigue perjudicando a la economía mundial y alimentando el cambio climático, la pérdida de naturaleza y la contaminación, si bien el Pnuma recordó que no es solo un problema de los países ricos.

Así, en promedio, los países de diferentes niveles de ingresos desperdician una cantidad similar de alimentos por persona.

Por otro lado, únicamente cuatro países del Grupo de los Veinte (G20, bloque de economías ricas y en desarrollo), Australia, Japón, el Reino Unido y EE.UU., además de la Unión Europea (UE), cuentan con estimaciones adecuadas sobre el desperdicio de alimentos para realizar un seguimiento de los progresos hasta el 2030.

Por ello, la directora general de WRAP, Harriet Lamb, abogó por “una mayor acción coordinada en todos los continentes y cadenas de suministro”.

“Esto es fundamental para garantizar que los alimentos alimenten a las personas, no a los vertederos”, agregó Lamb. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *