Más

Suscribirse

Redes Sociales

La ONU alerta sobre la presión “alarmante” que sufren los refugiados en Mali y en el Sahel

EFE/Stephen Morrison
EFE/Stephen Morrison

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados ACNUR elogió la actitud de Mali de mantener sus fronteras abiertas para recibir a los refugiados huidos de conflictos en la región del Sahel al tiempo que alertó sobre la presión “alarmante” que sufre este país y otros del Sahel.

ACNUR explica en una nota que la comisionada auxiliar para la protección en este organismo, Ruvendrini Menikdiwela, realizó una visita de una semana en la que constató que Mali está ofreciendo a los refugiados, una vez registrados, los mismos derechos que los malienses, incluido el acceso a servicios como los médicos y educación.

Sin embargo, la responsable advirtió de que estas respuestas humanitarias pueden ser “cada vez menos frecuentes sin un apoyo internacional inmediato y sostenido”.

Menikdiwela advirtió de que Mali y otros países de la región africana del Sahel están sometidos a una presión “alarmante” debido a los desplazamientos forzados y requieren apoyo adicional inmediato “para evitar una crisis humanitaria aún más aguda”.

Mali acoge actualmente a unas 66.793 personas refugiadas, al tiempo que trata de manera simultánea con las necesidades urgentes de más de 354.000 personas desplazadas dentro de sus propias fronteras, se lee en la nota que añade que entre las personas refugiadas, procedentes sobre todo de Burkina Faso y Níger, hay una importante afluencia de 40.000 procedentes de Burkina Faso solo en los últimos tres meses, que huyen de la turbulencia e inestabilidad de su país.

Además, ACNUR alertó de que casi 4,8 millones de personas en el Sahel -región que se enfrenta a múltiples conflictos, un aumento de los precios, disminución de la ayuda humanitaria y los efectos del cambio climático- se han visto forzadas recientemente a abandonar sus hogares para buscar seguridad en otros lugares.

En su viaje a Mali, Menikdiwela visitó campamentos de refugiados y desplazados internos.

“Sus historias muestran la urgente necesidad de apoyo y protección esenciales. El mayor riesgo de violencia de género pone aún más en evidencia la importancia crítica de nuestra respuesta. La comunidad mundial tiene que sentarse y tomar nota”, subrayó en una declaración recogida por la nota.

ACNUR dice que para el año 2024 necesita 331,4 millones de dólares (305 millones de euros) para mantener el apoyo a sus operaciones en el Sahel central, concretamente en Burkina Faso, Mali y Níger, pero lamenta que en febrero esas necesidades solo se habían financiado en un 16 %. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *