Más

Suscribirse

Redes Sociales

La Oficina de Seguridad Nacional de Taiwán descarta riesgo “inminente” de guerra con China

EFE/EPA/RITCHIE B. TONGO
EFE/EPA/RITCHIE B. TONGO

Los últimos datos de inteligencia recopilados por el Gobierno taiwanés sugieren que no existe un riesgo “inminente” de guerra con China, pese a los esfuerzos del gigante asiático por “normalizar” la presión militar sobre la isla, aseguró un alto funcionario de seguridad de Taiwán.

“Actualmente, no tenemos información relacionada con el inminente estallido de una guerra en el estrecho de Taiwán, pero continuaremos presentando atención y supervisando cualquier anomalía para evitar que la situación empeore”, manifestó el director general de la Oficina de Seguridad Nacional de la isla, Tsai Ming-yen, en sede parlamentaria.

Durante la reunión del Comité de Asuntos Exteriores y de Defensa del Yuan Legislativo (Parlamento), Tsai afirmó que el Ejecutivo taiwanés está trabajando con sus aliados internacionales sobre esta cuestión y que, por ahora, no hay datos que demuestren que las tensiones en el estrecho de Taiwán estén aumentando de forma brusca.

Con todo, las Fuerzas Armadas chinas sí que están tratando de “normalizar” sus maniobras alrededor de Taiwán, mediante la organización de patrullas de preparación para el combate “cada siete o diez días”.

Esas patrullas, integradas normalmente por diez aviones de combate y tres o cuatro barcos, forman parte de una operación “multi-frente” que incluye ataques informáticos, injerencias políticas, medidas de coerción económica y “operaciones cognitivas” para “intimidad” y “dividir” a la sociedad taiwanesa, aseveró el funcionario.

En palabras de Tsai, estas actividades también pretenden “influir” en las políticas que tomará el presidente electo, el soberanista William Lai (Lai Ching-te), una vez asuma el cargo el próximo 20 de mayo.

El funcionario reconoció que el Gobierno taiwanés está “prestando atención” a los métodos empleados por China para “atraer” a los aliados diplomáticos de Taiwán antes de esa fecha, después de que la nación insular de Nauru rompiese relaciones con Taipéi para establecerlas con Pekín el pasado 15 de enero, apenas dos días después de las elecciones presidenciales de Taiwán.

“El Gobierno ha tomado muchas acciones, como proyectos de inversión en infraestructura de telecomunicaciones o donaciones de equipos, para fortalecer las interacciones con los gobiernos de los países aliados de Taiwán”, subrayó el director general de la Oficina de Seguridad Nacional.

Durante la inauguración de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo), el primer ministro chino, Li Qiang, aseguró que Pekín “se opondrá decididamente” a toda “actividad secesionista proclive a la ‘independencia de Taiwán’”, así como a la “injerencia de fuerzas externas” en la isla, autogobernada desde 1949 y cuya soberanía reclama China.

Taipéi, por su parte, ha insistido en que Taiwán “no está subordinada” a la República Popular China y ha reiterado que cualquier declaración dirigida a distorsionar el estatus soberano de Taiwán “no cambiará el status quo a través del estrecho”. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *