Más

Suscribirse

Redes Sociales

La NBA y el problema de las estrellas en el banquillo

La NBA tiene un problema de difícil solución: son cada vez más los equipos que se suman a la tendencia de dar descanso a sus estrellas en los partidos disputados en días consecutivos, una manera para bajar el riesgo de lesiones, pero que a la vez afecta negativamente los negocios de la liga.

No ver a las estrellas competir en la pista supone un freno a la atención que generar la NBA, tanto en venta de entradas como en transmisión de partidos. Además, a la vuelta de la esquina está una negociación con los grandes medios para fijar el nuevo contrato televisivo a partir de 2025.

Recientemente los Brooklyn Nets fueron multados con 25.000 dólares por no haber alineado hasta ocho jugadores frente a los Indiana Pacers.

Dos de ellos estaban lesionados pero los otros seis disfrutaron de descanso, entre ellos Kevin Durant y Kyrie Irving. La NBA alegó que no cumplieron “las políticas de la liga que rigen el informe de lesiones”.

La política de la NBA al respecto es muy clara: multas de hasta 100.000 dólares por no alinear jugadores que se encuentran sanos y disponibles. Una cifra que extrañamente se verá aplicada en su totalidad como sanción, salvo que se infrinja alguna de las dos variantes que duelen especialmente en las oficinas de la liga.

Estas son que uno de los jugadores importantes del equipo no se vista en un partido ofrecido en televisión nacional si tiene el alta para jugar. La otra, que la franquicia decida sentar a varios hombres importantes si están en condiciones.

En una era en la que se mide absolutamente todo, los equipos administran las cargas de sus jugadores al reservar sus minutos, partidos o al privarles de acciones físicas concretas. Y si por el camino hay que pagar multas o pedir disculpas, se hace.

EL PUNTO DE PARTIDA DE ESTA TENDENCIA

Se puede considerar que el primer gran desafío de un equipo a la liga se produjo el 29 de noviembre de 2012 en Miami. Los Heat, como campeones y con LeBron James al frente, recibían a San Antonio Spurs, eran los dos mejores récords de la temporada y el partido se vería en televisión nacional.

A Gregg Popovich no le pesó, y decidió que ese partido, el cuarto para ellos en cinco días, era un buen momento para mandar a casa a sus titulares. Tim Duncan, Manu Ginóbili, Tony Parker y Danny Green volaron de regreso a San Antonio y vieron el encuentro desde su sofá.

David Stern, entonces comisionado de la NBA, pidió disculpas: “Pido perdón a todos los aficionados de la NBA, fue una decisión inaceptable de San Antonio Spurs y habrá sanciones importantes”.

A los pocos días se multó con 250.000 dólares y un comunicado explicaba que los Spurs habían violado la política de la liga de “dar descanso a jugadores en contra de los intereses de la NBA”.

CASOS DE ÉXITO EN ADMINISTRACIÓN DE MINUTOS

Desde entonces siempre se consideró a Popovich como ‘el padrino’ de la administración de minutos. El objetivo era prolongar las carreras de Duncan, Parker y Ginóbili, que jugaron respectivamente 19, 18 y 16 temporadas en la NBA.

En todo ese tiempo, entre 1999 y 2014, la franquicia texana levantó hasta en cinco ocasiones el trofeo Larry O’Bryan.

Los Raptors de Toronto campeones en el año 2019, siguieron el guión marcado por Popovich, con uno de sus pupilos: Kawhi Leonard. El californiano disputó únicamente 60 partidos en liga regular, y después jugó todos los ‘playoffs’, culminando con el galardón de MVP de Las Finales

EL ESFUERZO DE LA LIGA CON EL CALENDARIO

Crear un calendario en la NBA no es sencillo, influyen muchos factores. La liga pretende ayudar a los equipos y tienen en cuenta fechas de disponibilidad de los pabellones, peticiones de franquicias, requisitos de operadores televisivos, favorecer a partners internacionales con mejores horarios.

Existe una reducción notable de partidos en días consecutivos en las últimas temporadas, con la excepción de los dos cursos afectados por la pandemia. A primeros de siglo lo habitual era que un equipo NBA jugara entre el 20% y el 24% de sus partidos en días seguidos, mientras que en la 2018/2019 ninguno superó el 15%.

A cambio se pide que no frenen el espectáculo y que los actores principales de la función se vistan de corto. Las lesiones no pueden controlarse, pero la administración de minutos sí, y ahí es donde desde las oficinas de Nueva York ruegan que las estrellas no se sienten todas a la vez.

La inclusión del ‘play in’ y los planes de futuro de añadir al calendario un torneo a mitad de temporada son iniciativas de la NBA para asegurar un par de ventanas en las que las estrellas de este negocio estarán en pista.

A su vez son nuevas oportunidades de negocio para incrementar los ingresos de la competición. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *