Más

Suscribirse

Redes Sociales

La NBA, del hiphop al ‘slim fit’

Andrea Montolivo

La NBA mira al futuro y no olvida el pasado. Abrió un nuevo ciclo con uniformes de corte más ajustado. En los años 80 los pantalones medían tan solo 7.5 centímetros en la entrepierna. Michael Jordan marcó tendencia en los 90 al llevarlos más cerca de las rodillas. Hans George, que trabajó en Nike de 1996 a 2020, analizó con EFE hacia dónde van las camisetas de la NBA.

Champion, Reebok, Adidas y Nike realizaron en las últimas décadas las equipaciones de las franquicias. Adidas las dibujó de 2006 a 2017, cuando la NBA acordó con Nike un contrato de ocho años por una cantidad estimada por los medios estadounidenses en 1.000 millones de dólares. El estilo evolucionó hacia el ‘slim fit’ y sigue las modas del momento con la mirada puesta en el alto rendimiento y, como no, en los negocios.

“Es interesante como la cultura en torno al baloncesto condiciona lo que pasa en el campo. En los años 90 y 2000, las equipaciones de baloncesto eran muy ‘baggy’ (holgadas), y eso era porque había una cultura hiphop”, dijo George.

“Se pasó de ver a Allen Iverson con vaqueros muy ‘baggy’ y sudaderas, muy ‘hip-hop’, a un estilo más de sastrería”, agregó.

DEL HIPHOP AL ‘SLIM FIT’

Contrariamente a lo que hicieron Reebok y Adidas, Nike colocó su logotipo en las elásticas de la NBA y apostó por realizar unas equipaciones que además de seguir el estilo del momento, fueran más cómodas para los jugadores.

“Lo que pasó fue que Nike mezcló los estilos, de prendas para alto rendimiento a un estilo más limpio, más fino, más ‘slim fit’, que facilitaran el gesto deportivo”, considera el exdirectivo de la firma de Oregón.

“Si tienes que encarar a un rival necesitas facilidad para mover el balón, pasarlo entre las piernas. Lo que hizo Nike fue limpiar todo eso, y darle un aspecto que tenga en cuenta lo que pasa en la sociedad”, prosiguió.

Es difícil prever el camino que tomarán las equipaciones en los próximos años, pero la tendencia actual va hacia un estilo más ajustado.

“Esto sigue, la altura de los pantalones está subiendo, pero todo depende, puede cambiar en cualquier momento”, subrayó George.

En conversación con EFE, la leyenda de los Chicago Bulls y de Los Ángeles Lakers Ron Harper, cuatro veces campeón NBA, expresó su aprecio por la reciente evolución de las camisetas, precisamente por su guiño a los años 80.

“Mi camiseta favorita es la de cuando llegué a la NBA, con los Cleveland Cavaliers. Teníamos una camiseta blanca, bien cortada y ajustada, con la simple escrita ‘Cavs’ en el pecho. Esa es mi favorita”, contó.

EL CÓDIGO DE LA NBA EN LOS AÑOS

El código de estilo de la NBA redujo su rigidez con el pasar de los años, aunque siguen vigentes reglas como la obligación de llevar la elástica dentro de los pantalones.

Sin embargo, en 2018 la NBA cambió la regla que preveía que las zapatillas fueran al menos un 51 % negras o blancas, lo que marcó una nueva era en el estilo de los jugadores.

Es reconocido, en este contexto, el caso de Michael Jordan en los años 80, que rompió el código de la NBA al competir con unas zapatillas rojas, con Nike pagando las multas de la liga.

En la actual NBA, estrellas como LeBron James promueven su propia línea de zapatillas y saltan a la pista llevando colores muy extravagantes.

ESPACIO PARA PATROCINADORES

Pese a que exista una tendencia en Estados Unidos en considerar sagrados los uniformes de los equipos y a no colocar publicidades en ellas, en los últimos años esta barrera ha sido derrumbada. La primera liga en hacerlo fue la MLS de fútbol (2006), seguida por la NBA (2017) y por la NHL de hockey hielo (2023).

Desde la temporada 2017-2018, la NBA permite además a las franquicias colocar en sus equipaciones el nombre de un patrocinador en el lado izquierdo del pecho.

Institutos de crédito, criptomonedas o tecnología promueven sus empresas en los uniformes de la NBA con contratos que oscilan entre los siete y los veinte millones de dólares anuales, para un negocio estimado en cerca de 225 millones de dólares para la liga estadounidense. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *