La movilización local, germen de la despenalización del aborto en México

167 vistas
5 min lectura
Twitter

Un trabajo de hormiga, pero muy valioso, es el que han realizado durante años organizaciones feministas locales en varios estados de México hasta conseguir incluir en la agenda política el debate de la despenalización del aborto y que su acceso sea igualitario en todo el país.

El papel de estas organizaciones ha sido fundamental para impulsar la movilización social y garantizar los cambios culturales que se han ido cristalizando en los últimos años.

Esta batalla permitió que tras una década de la despenalización del aborto en Ciudad de México, Oaxaca le hiciera frente a la ultraderecha en 2019 y aprobara la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas de gestación y que a esa lista se hayan sumado Hidalgo, Veracruz y recientemente Coahuila.

“Con todo este impulso de la marea verde que además viene del contexto regional y latinoamericano hemos visto una explosión de colectivas locales, mujeres movilizadas de todas las edades y una diversidad de contextos en todo el país.

 

Impulsar la movilización social ha sido muy importante, pero también lo ha sido la incidencia legislativa y judicial”, dice a Efe la subdirectora del Grupo de información en reproducción elegida (Gire), Isabel Fulda.

La incidencia local también vio sus frutos el pasado 7 de septiembre cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sentó un precedente histórico que impide encarcelar a las mujeres y al personal médico que las ayude con el consentimiento de ellas, al declarar inconstitucional la criminalización del aborto en todo el país, por medio un fallo que invalidó el artículo 196 del Código Penal de Coahuila.

«Este no es un mérito de la Suprema Corte, es un logro de las miles de mujeres que durante años han luchado por sus derechos, de las que ya no están y de esta marea verde de niñas, chicas y jóvenes que todos los días salen a gritar que se respeten sus derechos sexuales y reproductivos«, resaltó el presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar, un día después del trascendental dictamen.

Esta decisión alimentó la esperanza de grupos feministas de otros estados como Quintana Roo y Yucatán, donde ya se preparan amparos y otros recursos para que los Congresos adecúen la normativa local a los criterios de la Corte.

«Esto permite que cada estado, poco a poco, vaya despenalizando el aborto en sus códigos penales. Ese precedente va a cambiar completamente el contexto y, aunque se prolongue unos años, el panorama ahora está a favor de los derechos reproductivos, lo que es súper emocionante», asegura la oficial de programas de Planned Parenthood Global para México, Tania Socarras.

A diferencia de otros países de América Latina, en México el acceso al aborto depende de la legislación de cada uno de los 32 estados que conforman el país, por lo que el panorama es desigual.

En 27 de ellos, solo se puede abortar bajo determinadas causales como las de violación, peligro de muerte o riesgo a la salud de la mujer, que el feto presente alteraciones congénitas o genéticas graves, que el embarazo sea resultado de inseminación artificial no consentida o que haya causas económicas para interrumpirlo.

No obstante, el acceso sigue siendo muy limitado, incluso si quien lo solicita cumple con los requisitos.

«Sabemos desde Gire que hay muchos obstáculos. En términos de aborto por violación tenemos un marco bastante protector, no solo en los códigos penales sino también en la Ley General de Víctimas, la NOM 046. En teoría tendría que haber acceso, pero lo que vemos es que hay muchos obstáculos», relata Fulda.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Banco de México homenajea a Tenochtitlan en el nuevo billete de 50 pesos

Siguiente noticia

Día de muertos: Ciudad de México se viste de ofrendas y cráneos para recibir a sus difuntos