La Inteligencia y la tecnología vs el estado de fuerza (cuarta parte) 

165 vistas
5 min lectura
Fuente: Pixabay

El internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), es el nuevo paradigma tecnológico que está permeando casi toda actividad humana: IoT integra y coordina el funcionamiento y operación de diversos dispositivos, sensores, escaners, lectores, interfases de lenguaje natural (voz/imagen), así como herramientas de análisis, BigData e inteligencia artificial. IoT permite que objetos del mundo real estén conectados a internet y con ello, tengan interacción con otros objetos o usuarios, que también se encuentren conectados en cualquier ubicación. 

Los avances de este paradigma funcional, fortalecen y eficientizan las actividades de seguridad potencializando el análisis (inteligencia), la operación (gestión de dispositivos, compuertas, accesos, detonación etc.) y la coordinación y reacción (alertamiento, interconexión, visualización, despliegue terrestre, aéreo, subterráneo, etc.); permitiendo a los responsables de seguridad adelantarse a los hechos, mejorar la previsión, prevención y prospección. 

Sabemos que en seguridad, la regla de oro es PREVENIR y en caso de fallar, contener, mitigar y finalmente, recuperarnos del daño (resiliencia), a esto llamaremos PCMR. Esta capacidad en la buena práctica de la seguridad, se incrementa considerablemente al utilizar IoT, como lo refleja un estudio de Nigeria, publicado en el trabajo An IoT-Based Architecture for Crime Management in Nigeria en 2019, mismo que destaca el gran reto que implica “asegurar que la sociedad viva libre de miedo”; sobre todo en ese país donde los altos niveles de robo, asesinato, secuestro y masacres masivas, corroboran la relación que existe de la tasa de crecimiento del crimen como una variable inversamente proporcional, a la tasa del desarrollo económico; cuestión por más evidente, en nuestra realidad mexicana; donde más allá de los efectos de la pandemia Covid-19+Delta, el deterioro de diversos sectores económicos, se debe en gran medida a la impunidad con la que operan las organizaciones delictivas en el territorio nacional, que a ultranza de las “intenciones” y “esfuerzos” gubernamentales, continúan creciendo.

Si bien es cierto que el mundo de las quejas es un terreno fértil para la turbación, desconcierto y motín, en la sociedades en queja, no hay estado de fuerza suficiente para hacer frente a magnánimos disturbios sin el uso de la fuerza, con consecuencias en muchos casos desafortunadas.

La atención oportuna de los detonadores y generadores de la disrupción social, que hoy podemos señalar indiscutiblemente como producto de la inseguridad y la violencia, requiere que las instituciones responsables de seguridad, fortalezcan sus “tiros de precisión” en cuanto a la protección e impartición de justicia, integrando nuevas tecnologías que fortalezcan su inteligencia, misión y operación (PCMR). 

Los primeros resultados positivos respecto al combate delictivo en Nigeria, están soportados en estrategias de comunicación, visualización y monitoreo, interconectividad, seguimiento a incidentes delictivos, análisis criminal y vinculación ciudadana, con un gran énfasis en la evaluación de “emociones” y en el “perfilamiento” operativo de los criminales.

Por otro lado, el usos de herramientas de Inteligencia Geoespacial (IG) ha sido una de las mayores generadoras de resultados positivos en el combate a la delincuencia. La IG, hoy en día, se encuentra en la integración con las plataformas de IoT, para enriquecer sus insumos de información, de fuentes móviles y terrestres, para que los profesionales de la seguridad, tengan “mapas de calor” con capas de conocimiento con mayor fiabilidad, precisión, seguridad y privacidad.

La IG, en lo referente a los procesos de investigación, tiene nuevos desafíos y oportunidades, que comentaré en el siguiente artículo.

@EstrategaFiscal

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Sufrido empate del Bayern 1-1 ante el ‘Gladbach’

Siguiente noticia

¿Qué hacer si mi perro le tiene miedo a los truenos?