Más

Suscribirse

Redes Sociales

La impresionante historia del líder masái Willaim Kikanae

X
X

Willaim Kikanae, el jefe de la tribu keniata de los Masái Mara, ubicada en el sudoeste de Kenia, que forma parte de la región del Serengueti, desde niño soñó con construir una escuela para los niños y huérfanos de su pueblo, uno de los pocos de África que aún mantiene casi intacta su cultura.

“Cuando era pequeño, tenía un sueño: quería construir una escuela en mi comunidad. Pero donde yo nací, los sueños nunca se cumplen. Me llamo William Kikanae Ole Pere. Soy un guerrero y líder masái. Hoy, quiero contarles cuál era mi sueño”, afirmó Kikanae.

“Para ir al colegio, tenía que caminar veinte kilómetros desde casa y tenía que cruzar la sabana rodeado de animales como elefantes y leones. Era peligroso, estaba muy lejos y había muchos obstáculos. Pero nunca lo dejé ni me quejé a mis padres porque hubiera elefantes por el camino o porque la escuela estuviera lejos y tuviera que ir solo”, declaró el líder masái.

“Me concedieron la beca Michael Jordan para estudiar allí, pero la rechacé. No podía aceptarla ya que, si me iba a Estados Unidos y estudiaba allí, mi sueño podía desvanecerse, porque quizá me quedaría allí, tendría una vida mejor y no volvería a apoyar a mi comunidad”, agregó.

MATAR A UN LEÓN

Willaim Kikanae otorgó su beca a su mejor amigo, Patrick Ole Ntutu, quien se convirtió en el primer masái en llegar a ministro; actualmente, Ntutu es gobernador de Narok en Kenia y conserva una gran amistad con Kikanae, quien forma parte de sus consejeros, en representación de su pueblo.

Casualmente, este reconocimiento académico se le dio por ser un alumno sumamente destacado durante la escuela –a la que pudo acudir gracias a que su mamá vendió una vaca– y que siempre ayudó a su madre, a quien defendió en un sistema de poligamia, donde las primeras esposas eran desplazadas del respeto general.

Al crecer, continuó fiel a su idea educadora; sin embargo, dentro de sus tradiciones se ganó el respeto tras matar a un león que es considerado como el animal más inteligente y salvaje por los masáis; aquel triunfo fue su bautizo como adulto.

Aquella prueba de valentía actualmente ya no se celebra, solo se simula en su tribu; además, los masái se caracterizan por no cazar y ser protectores de los animales; su mayor actividad es la de pastoreo y solo consumen los animales que crían.

EL SUEÑO TOMA FORMA

Tras lograr el respeto general por su valentía y gran intelecto, Willaim Kikanae, fue elegido por su comunidad como su líder y juez; respecto a la prueba de valor que lo elevó en la consideración de su pueblo, comentó: “No soy especial, todos hemos tenido que luchar contra algún tipo de león para sacar a nuestro guerrero interior”.

Consciente de que debía continuar su instrucción para lograr su sueño, aprendió inglés de forma autodidacta y así logró convertirse en el guía oficial de la National Geographic; llegando a colaborar con Jonathan y Angela Scott en sus documentales –se puede ver a Kikanae en “La Luz de las Historias”, actualmente en Netflix–.

Con estos conocimientos emprendió el viaje de varios kilómetros hacia la capital de su país, Nairobi, para pedir ayuda a todas las agencias y embajadas europeas y a quien quiera que quisiera oírlo; hasta que, en una visita, Rosa Escandell, la representante de la Asociación Desarrollo, Comercio Alternativo y Microcrédito (ADCAM), oyó de él y se contactaron.

Con esta unión fue posible la construcción de la escuela para los niños de su tribu y de un campamento que ofrece una convivencia con los masái; además, William se convirtió en el director de ADCAM en Kenia; asimismo, fue invitado a la agencia de conferenciantes Helpers Speakers, donde su fabuloso caso fue dado a conocer a todo el mundo.

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *