Más

Suscribirse

Redes Sociales

La grieta se coló en el debate electoral argentino con inflación e inseguridad como ejes

La famosa ‘grieta’ que marca la política argentina se coló en el primer debate electoral con vistas a los comicios que el país celebrará en octubre próximo y, así, los candidatos a vicepresidente hablaron sobre inflación e inseguridad como principales problemas, pero también hubo duros ataques entre ellos.

En un debate organizado por el canal TN, previo a los dos obligatorios que enfrentarán a los candidatos a la Presidencia argentina, durante casi dos horas los aspirantes a ‘vice’ mostraron las propuestas en las que acompañan a Javier Milei (La Libertad Avanza, ultraderecha), Patricia Bullrich (Juntos por el Cambio, derecha), Sergio Massa (Unión por la Patria, peronismo), Juan Schiaretti (Hacemos Por Nuestro País, peronismo disidente), y Myriam Bregman (Frente de Izquierda, izquierda).

Victoria Villarruel, Luis Petri, Agustín Rossi, Florencio Randazzo y Nicolás del Caño, respectivamente, defendieron las ideas de sus formaciones en base a tres bloques temáticos: economía, inflación y trabajo; rol del estado, conflictividad social; y política de seguridad, defensa y justicia.

Rossi, actual jefe de gabinete del Gobierno de Alberto Fernández, y Villarruel, muy vinculada al ámbito militar y quien recientemente organizó un evento para reivindicar a las víctimas del terrorismo anterior a la dictadura, protagonizaron los cruces más duros y, al tiempo, recibieron la mayor cantidad de críticas de los demás.

El candidato a vicepresidente de Massa la acusó de visitar a exdictadores, como Jorge Videla, lo que ella justificó como trabajo para un libro, y la compañera de fórmula de Milei dijo que él “habla a las mujeres, pero no tiene problema en faltarle el respeto a la única que hay en el debate”.

Además, Villarruel dijo de Petri que dejara de decir “gansadas” (tonterías) y él la llamó “ñoqui” (término despectivo con el que se llama a los funcionarios) por no haber sacado adelante un solo proyecto de ley durante su tiempo como diputada nacional.

También el número dos de Bullrich se refirió al candidato de izquierda como “la dama de compañía del kirchnerismo”, en alusión a su apoyo a iniciativas oficialistas en el Congreso.

¿Y LAS PROPUESTAS?

Más allá de ataques y descalificaciones, los cinco candidatos abundaron en las líneas que marcan sus campañas, aunque abundó más la preocupación por desarmar a los rivales que la enumeración de propuestas.

La libertaria marcó su pauta al señalar que ella era la única candidata que se diferenciaba de sus cuatro colegas, que sumaban “76 años viviendo del Estado y la política y sus ideas atrasan esa misma cantidad de años”.

Aminorar el gasto público, mano dura contra la inseguridad y favorecer la iniciativa privada para crear empleo fueron algunas ideas desgranadas por Villarruel, quien concluyó con este mensaje: “Argentina tiene un futuro brillante con Milei. No te invito a que padezcas a los políticos, te invito a que seas protagonista de la epopeya del siglo XXI”.

Por su parte, Rossi sacó pecho por las medidas del actual ministro de Economía, Sergio Massa, como la negociación de precios o la eliminación del impuesto a las ganancias, aunque sufrió la pesada losa que la inflación (un 124,4 % interanual) ejerce sobre el actual Ejecutivo.

El jefe de gabinete resaltó “los derechos de los trabajadores, de las mujeres y los derechos humanos” como guía de su fórmula y comentó que Massa y él buscarán “seguir fortaleciendo todas las políticas que acortan la desigualdad de género”.

Petri habló del “coraje” de la candidatura que integra con Bullrich para combatir al delito, principalmente el narcotráfico, y tuvo como eje de su discurso el anti-kirchnernismo -en alusión a los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015)-.

“Argentina está secuestrada por un populismo de izquierda y ahora amenazada por un populismo de derecha”, comentó el dos de la fórmula de Juntos por el Cambio, quien intentó bajar la expectativa sobre La Libertad Avanza.

“Dolarizando la economía, que saben que no se puede dolarizar sin dólares, como tampoco eliminar el Banco Central, como tampoco regular el mercado de armas”, indicó sobre el partido de Milei.

Los dos candidatos minoritarios no se enzarzaron en pugnas por los votos y sí ofrecieron propuestas.

Randazzo presumió del gobierno de Schiaretti en la provincia de Córdoba y comentó que, una vez estabilizada la macroeconomía, Argentina debería acometer “un desarrollo a largo plazo” y aumentar la productividad y la competitividad.

Mientras, Del Caño propuso reducir la jornada laboral, obligar a usar las viviendas vacías para favorecer el alquiler y “nacionalizar los puertos” para combatir el narcotráfico “que se organiza desde arriba”.

Sobre la “mano dura” propugnada por Villarruel o Petri contra la inseguridad, el candidato izquierdista dijo que “es lo único que tienen para ofrecer a esos jóvenes que sienten que su vida no vale nada: bala y cárcel” y agregó que su partido busca dar “trabajo genuino para toda la juventud para que tengan un verdadero futuro”. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *