La disrupción de Mia Fishel

145 vistas
2 min lectura
Foto: @TigresFemenil

Rodrigo Mojica / AM

 Todos se subieron al tren y quisieron salir en la foto, pues como si ocurriera con los ciudadanos comunes y corrientes, los de a pie, los que no atraen el foco, el Consulado General de México en Laredo, Texas, tuiteó que la futbolista estadounidense, Mia Fishel, tramitó su visa de trabajo para jugar con Tigres.

Otra vez la Liga MX Femenil rompiendo el hemisferio digital, pero sobre todo el club regio, con una nueva contratación, que le sirve además para curar las heridas, después de que se fue Katty Martínez, pues precisamente la seleccionada de las barras y las estrellas usará el ‘10’ en la espalda.

Y la misma futbolista del país vecino, aclimatada a todo el aparato mediático que usó la UANL para confirmarla como otro de sus fichajes estrellas, igual desde su entorno decidió armar otra pieza en la que utiliza como raíz el sustantivo disrupción, que en lenguaje más común y amigable apunta a rotura, a interrupción brusca.

La delantera, egresada de la UCLA, con 20 años a cuestas, aceptó el reto de ser parte del circuito de chicas azteca, pero además lanzó frases que por supuesto causan emoción entre una afición que ya de por sí presume a su equipo como el más poderoso del certamen.

“Forzar cambios. Ajustar la rutina y modificar lo normal. Ustedes saben lo que es generar disrupción. Cuatro campeonatos, estadios llenos constantemente, y un reconocimiento global que ha dejado muy claro lo que es Tigres Femenil.

“Yo quiero tener el mismo impacto global, ser diferente y perseguir algo histórico. Me toca a mí generar disrupción, abrir puertas, quebrar barreras y tomar las riendas del siguiente paso en mi carrera. Hoy soy parte de Las Amazonas”, dice Fish en su video de presentación personal.

“¡Estoy lista, Incomparables #10!”, también escribió.

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

México suma 44.293 nuevos casos, cifra más alta de la pandemia

Siguiente noticia

Miedo y caos reinan en Ciudad Juárez ante oleada de violencia