La desaparición es aún uno de los «flagelos más graves» de América, afirma AI

84 vistas
5 min lectura
Fuente: EFE

La desaparición forzada de cientos de miles de personas es todavía «uno de los flagelos más graves» en América, con México a la cabeza, advirtió este lunes Érika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional (AI) para las Américas.

«La desaparición forzada sigue siendo uno de los flagelos más graves en nuestra región, en América Latina y el Caribe en particular», advirtió en el evento «¿Dónde están?» para conmemorar el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas este 30 de agosto.

La directora de AI lamentó que México acumule más de 90.000 personas desaparecidas en su historia, de las que 20.000 corresponden al actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien asumió la presidencia en diciembre de 2018 con la promesa de pacificar al país.

“México atraviesa desde hace muchos años por una gravísima crisis en materia de derechos humanos. Es el país en nuestra región con el mayor número de personas desaparecidas y no localizadas», manifestó la activista.

El Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas se conmemora por mandato de la Asamblea General de las Naciones Unidades desde 1983, en una época en la que las dictaduras latinoamericanas y los conflictos de la región desaparecieron a decenas de miles de personas.

La desaparición es aún uno de los "flagelos más graves" de América, afirma AI
La desaparición es aún uno de los «flagelos más graves» de América, afirma AI
Fuente: Pexels

Pero Guevara apuntó que en Latinoamérica, «no sólo se trata de una situación del pasado, sino que este legado de impunidad está presente ante la falta de verdad, justicia y reparación», lo que ha permitido que los crímenes persistan.

“Las desapariciones forzadas del pasado en nuestra región no han sido atendidas de manera apropiada, y aunque las desapariciones hayan sucedido hace décadas, las familias y comunidades de las víctimas siguen clamando sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación”, observó.

PAÍSES ANDINOS

Después de México, la directora de AI para las Américas también enunció las más de 80.000 personas desaparecidas en el conflicto armado de Colombia de 1958 a 2018, en las que también estuvieron involucradas las Fuerzas Armadas.

Asimismo, recordó las cerca de 300 personas estimadas que desaparecieron este año en las manifestaciones contra el Gobierno actual de Iván Duque.

Por otro lado, mencionó a las más de 20.000 personas que desaparecieron en Perú de 1980 al año 2000 por el conflicto armado interno.

También podrían interesarte: https://angelmetropolitano.com.mx/ai-denuncia-deportacion-de-miles-de-ninos-en-mexico-y-eeuu-pese-a-nuevos-acuerdos/

Aunque celebró la aprobación de la Ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas, en 2016, advirtió de que las labores de búsqueda tardarían más de 70 años en encontrar a todas las víctimas con el actual ritmo.

La activista subrayó que, en la región, la «impunidad ha permitido la repetición constante de este gravísimo crimen».

«En algunos países de nuestra región, como México, Nicaragua, Venezuela, Colombia, Cuba, las autoridades y otros grupos criminales que, bajo la aquiescencia de las propias autoridades, continúan perpetrando el grave crimen de desaparición forzada”, apuntó.

CENTROAMÉRICA Y DESAPARICIÓN

La abogada resaltó en Centroamérica las desapariciones ocurridas en los actuales gobiernos de Juan Orlando Hernández, en Honduras, donde han desaparecido líderes del pueblo afrohondureño e indígena Garífuna, además de la persecución del presidente Daniel Ortega contra sus críticos en Nicaragua.

Recordó la reciente publicación del informe «¿Dónde están? en el que AI documenta desde mayo de 2021 decenas de arrestos de activistas, defensores de derechos humanos, políticos y periodistas en Nicaragua, donde hay al menos 10 personas desaparecidas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

EE.UU. trasladará a Catar su misión diplomática en Afganistán

Siguiente noticia

Vicente Fernández sigue en terapia intensiva y es alimentado por una sonda