Más

Suscribirse

Redes Sociales

La demanda civil contra el cardenal Pell en Australia seguirá tras su muerte

Los abogados que representan a la acusación en la demanda civil presentada en Australia contra el cardenal George Pell por daños psicológicos por presuntos abusos sexuales, de los que fue absuelto, aseguró este miércoles que proseguirá con el caso a pesar de la muerte anoche del religioso.

El padre de uno de los niños -fallecido hace años- que acusaron a Pell de abusar sexualmente de ellos en la década de los noventa, en un proceso penal que primero culpó al cardenal en 2018 y más tarde lo absolvió en 2020, demanda una compensación económica por daños psicológicos.

Lisa Flynn, directora de la firma Shine Lawyers y quien representa al padre de la víctima, indicó hoy en un comunicado que continuará con el proceso “contra la iglesia y cualquier patrimonio que haya dejado Pell”.

“Un juicio civil probablemente habría brindado la oportunidad de contrainterrogar a Pell y realmente probar su defensa contra estas acusaciones. Todavía hay una gran cantidad de pruebas en las que basar las acusaciones, y se le pedirá al tribunal que, a su debido tiempo, se pronuncie sobre esas pruebas”, apunta Flynn.

En agosto de 2022, el Tribunal Supremo de Victoria, la máxima instancia de esa región y con sede en Melbourne, rechazó una petición de la Iglesia católica para frenar la demanda.

El demandante, que aparece en los documentos judiciales como RWQ, asegura que sufrió daños psicológicos al conocer los supuestos abusos en los años noventa del siglo pasado contra su hijo, que falleció en 2014 debido a una sobredosis accidental.

Este es uno de los dos casos por los que el cardenal Pell, exsecretario de Economía del Vaticano, fue acusado en 2017 de cinco cargos de abuso sexual, uno de ellos por penetración oral, cometidos supuestamente en el coro de la Iglesia de St Patrick cuando era arzobispo de Melbourne en la década de los noventa.

Pell fue hallado culpable en diciembre de 2018 y más tarde condenado a seis años de prisión por estos cargos, fallo que fue ratificado en agosto de 2019, pero finalmente revertido en abril de 2020 por el Tribunal Superior de Australia, la máxima instancia judicial en el país, debido al “beneficio de la duda razonable”.

El que fuera número 3 del Vaticano pasó trece meses en prisión antes de ser puesto en libertad.

El polémico cardenal falleció anoche en Roma, a los 81 años, debido a complicaciones cardíacas a raíz de una operación de cadera, indicó en un comunicado el arzobispo de Melbourne, Peter Comensoli.

EFE

JBR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *