Más

Suscribirse

Redes Sociales

La controversial investigación del periodista Seymour Hersh sobre Nord Stream

El Nord Stream 1 es un gasoducto que recorre alrededor de 1.200 kilómetros por debajo del Mar Báltico entre Vyborg, en Rusia, y Lubmin, en Alemania.

Dicho Gasoducto, era el medio de transporte de gas ruso hacía otras regiones en Europa, lo que no parecía adecuado para Estados Unidos desde un principio, sin embargo, en 2012, un año después de la inauguración del Nord Stream 1, pese a cualquier crítica, se comenzó con la construcción del segundo gasoducto paralelo, el Nord Stream 2.

El Nord Stream 2 fue terminado en en septiembre de 2021. Fecha en la que  Europa ya estaba disfrutando de las bajas tarifas de gas para sus industrias y las facturas de la calefacción durante los intensos inviernos de la región.

Sin embargo, el proyecto nunca fue inaugurado, Olaf Scholz no tuvo la oportunidad de hacerlo debido al comienzo del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Por el contrario, se vio en la necesidad de cerrar el Nord Stream 1 también. A su vez, Europa comenzó a decir que el gas ruso era demasiado caro y los gasoductos serían un vehículo para que Putin utilizara el gas natural como arma para sus ambiciones políticas y territoriales.

Posteriormente, Suecia reportó explosiones submarinas en los gasoductos ubicados en el Mar Báltico, y se sospecha de sabotaje.

Así mismo, Estados Unidos mostró una vez más que no estuvo de acuerdo en ningún momento con los gasoductos y afirmó, que el Nord Stream es un proyecto que no debió existir en un principio.

Te podría interesar: Muere «Proteo» perro rescatista mexicano, en su labor de rescate en Turquía

Recientemente, el prestigioso periodista Seymour Hersh, ganador de varios premios Pulitzer por revelar la masacre de My Lai, en Vietnam, o las torturas en la prisión de Abu Ghraib, en Irak, publicó que la Administración Biden planeó y tomo la decisión de destruir los gasoductos. Suceso que efectivamente, ocurrió el 26 de septiembre de 2022.

Y aunque en un principio las explosiones en ambos gasoductos se catalogaron como “un misterio sin resolución”, la teoría que más sonó alrededor del mundo era que se trataba de un autosabotaje de Rusia, a modo de castigo para Alemania y los países europeos que apoyaban a Ucrania. No obstante, Hersh afirma en su investigación, que el incidente fue planificado cuidadosamente y ejecutado por las marinas de Estados Unidos y Noruega con la complicidad de todos los países bálticos que habían sido informados en aquel momento.

El plan constó de la participación de buzos tácticos de aguas profundas de la escuela de submarinistas de Panama City,cargas del explosivo C4 y una excelente táctica por parte de Noruega, quienes encontraron la solución para hacer detonar los C4 a partir de una secuencia de sonidos tonales de baja frecuencia únicos, que podrían ser reconocidos por el temporizador para activar los explosivos, sin que pareciera sospechoso.

Según la investigación de Hersh, el 26 de septiembre de 2022, un avión de vigilancia P8 de la Marina noruega realizó un vuelo aparentemente rutinario y lanzó una boya de sonar, propagándose por toda el agua hacia el Nord Stream 2 y posteriormente al Nord Stream 1, unas horas después las tuberías presentaron fugas debido a la explosión y quedaron totalmente fuera de servicio.

Luego del suceso, no se ha encontrado ni acusado a nadie como responsable.

Cuando se publicó la investigación de Hersch, la Casa Blanca lo negó. “Esto es totalmente falso, una completa ficción”, dijo Adrienne Watson, vocera del Consejo de Seguridad Nacional.

Las investigaciones para designar a los responsables siguen en curso, sin embargo, no hay señales de encontrar al verdadero responsable aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *