La contaminación y degradación de los suelos puede ser más grave de lo que pensamos

137 vistas
2 min lectura
Fuente: Pixabay

Redacción, 17 de jun.- Los suelos y la tierra son los mejores protectores del clima, ya que por su papel y funcionamiento en los ecosistemas, estos regulan la temperatura y previenen cambios climáticos drásticos, además de ser la principal fuente de alimento.

El uso de suelo es un indicador al que debemos prestarle atención cuando hablamos de transformar los sistemas de producción de alimentos.

Arar, los monocultivos, y los pesticidas son acciones que acaban con la fertilidad de la tierra y matan los suelos, que son parte esencial del medio ambiente.

Devolver la vida al suelo en vez de seguir explotándolo es una tarea colectiva que se debe fomentar tanto en las grandes industrias como en las nuevas formas de producción.

Para esto debemos modificar el arado tradicional, que trabaja en la profundidad de la tierra, y suplirlo con un arado que trabaje únicamente en la superficie.

Un ejemplo de sustentabilidad y cambio de uso de suelo es el proyecto que llevó a cabo Robert Bosch, alcalde de Markt Mainleus en Alemania, donde utilizaron una fábrica abandonada para levantar una plaza pública que, además de tener áreas verdes, tendrá un espacio para que vuelva a salir el agua.

De la mano de un arquitecto paisajista, recuperaron un espacio que se pensaba inutilizable y lo van a devolver a la vida. No solo para que las personas puedan utilizarlo, sino también para reintegrarlo al ecosistema.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Una ola de calor en España traerá temperaturas superiores a los 40 grados

Siguiente noticia

El brote de viruela del mono en países no endémicos supera los 2.000 casos