Más

Suscribirse

Redes Sociales

La autopsia de George Floyd es pública desde 2020 y no dice que murió por sobredosis

Es falso que la autopsia de George Floyd se haya divulgado “dos años después de su muerte” y que desmienta que fue asesinado, a pesar de que así lo afirman perfiles en redes sociales que omiten detalles de un documento antiguo para sostener su teoría de que falleció debido al abuso de sustancias.

Usuarios en Twitter, Facebook y Telegram sugieren que George Floyd, el afroamericano cuya muerte en 2020 desató masivas protestas antirraciales en Estados Unidos, no fue víctima del uso excesivo de la fuerza policial, sino que falleció debido al consumo de narcóticos.

A modo de prueba, los internautas comparten un documento escrito en inglés en el que aparece un examen toxicológico.

“El informe revela que no se identificaron lesiones letales y además destaca altos niveles de varias drogas en su sistema, incluyendo fentanilo y metanfetaminas”, sostiene un perfil en Twitter que difunde la imagen.

En Facebook diversas cuentas se hacen eco de la misma fotografía para afirmar que Floyd “murió de sobredosis” u opinar que todo fue “un montaje”.

Un mensaje similar se replica en el canal de Telegram de Alvise Pérez, un tuitero condenado en España por difundir desinformación.

HECHOS: Los usuarios comparten incompleto un informe forense que ya se había hecho público en 2020 y que en su primera página concluye que Floyd sufrió un paro cardiorrespiratorio tras ser inmovilizado, como lo prueba el reporte original disponible en el portal web del condado de Hannepin, Minnesota. Además, si bien es cierto que se halló presencia de drogas en su organismo, el médico que practicó la autopsia ratificó ante los tribunales que esa no fue la causa de muerte, tal y como se evidencia en el video de su testimonio.

LA AUTOPSIA SEÑALA QUE FUE UN PARO CARDIORRESPIRATORIO

Una búsqueda en Google con palabras claves en inglés conduce a la página web del condado de Hannepin, Minnesota (EE. UU.), en donde aparece publicada hace tres años la autopsia oficial de Floyd.

En la portada del documento, que abarca 20 páginas en total, el especialista Andrew Baker estableció que Floyd sufrió una “parada cardiopulmonar”.

En realidad lo que publican los mensajes engañosos es la segunda hoja de dicho informe, que en efecto indica que la víctima tenía alta concentración en la sangre de fentanilo y que no tuvo lesiones “que amenazaran la vida”.

Sin embargo, en los folios posteriores se explica que el afroamericano sí presentó contusiones en varias zonas del cuerpo y se refleja que sufría una anomalía en el corazón.

EL MÉDICO TESTIFICÓ EN EL JUICIO Y RATIFICÓ SU POSTURA

En ese sentido, contrariamente a lo que dicen los mensajes que circulan en redes, esta autopsia no es nueva.

De hecho, se usó en el juicio contra el expolicía Derek Chauvin, que fue quien presionó su rodilla contra el cuello de Floyd por alrededor de nueve minutos hasta dejarlo inconsciente.

El forense encargado de la autopsia oficial, Andrew Baker, fue llamado a testificar en los tribunales y ratificó que el afroamericano experimentó un paro cardiorrespiratorio mientras se le comprimía el cuello.

“Fue el estrés de esa interacción lo que lo llevó al límite, dada su enfermedad cardíaca subyacente y su estado toxicológico”, declaró Baker en su interrogatorio, disponible en el canal de YouTube de Kare 11, una estación de televisión que sirve a la ciudad de Mineápolis, afiliada a la cadena NBC.

El patólogo también resaltó que la interpretación de los niveles de droga siempre dependen mucho del contexto.

LA AUTOPSIA PRIVADA DETERMINÓ QUE FALLECIÓ POR ASFIXIA

Por su parte, la autopsia contratada por la familia de Floyd apuntó a una muerte por asfixia, como ya lo informó EFE.

El abogado de los familiares, Benjamin Crump, hizo pública esta conclusión de los médicos en un tuit publicado el 1 de junio de 2020.

Los forenses independientes Michael Baden y Allecia Wilson dijeron que el deceso de Floyd se produjo por asfixia derivada de la “compresión en su cuello y espalda”, como consta en documentos presentados antes los tribunales del estado de Minnesota.

EFE Verifica ya ha desmentido en el pasado otras falsedades difundidas sobre el caso de George Floyd.

En conclusión, no es cierto que la autopsia de Floyd haya sido recién publicada y que atribuya su muerte a una sobredosis. El documento completo está disponible en internet desde 2020 y arrojó que murió a causa de un paro cardiorrespiratorio. Asimismo, otro examen independiente también coincidió en que fue un homicidio, aunque determinó que sucedió por asfixia. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *