Más

Suscribirse

Redes Sociales

La Academia de la Lengua Costarricense cumple 100 años y destaca sus aportes y retos

Foto: X (Antes Twitter)
Foto: X (Antes Twitter)

La Academia Costarricense de la Lengua (ACL) cumplió 100 años de fundación con el reto de acercarse más a la población, pero sin olvidar los grandes aportes que ha hecho al idioma a través de sus historia.

La ACL, fundada el 12 de octubre de 1923, fue la novena en América y la tercera de Centroamérica, pero tiene la particularidad de que fue la primera creada en el siglo 20 en momentos en que las corrientes intelectuales debatían entre el purismo y la evolución del idioma.

“Es la primera de las academias fundadas en el siglo 20 y eso hace que nazca un poco ajena a los principios decimonónicos linguísticamente negativos, por ejemplo el purismo lingüistico con el que las academias del siglo 19 fueron creadas”, declaró a EFE el secretario general de la Asociación de Academias de la Lengua Española, Francisco Javier Pérez.

Pérez calificó como una “feliz coincidencia histórica” que la Academia Costarricense haya nacido “sin los viejos prejuicios” del siglo 19, y subrayó que desde entonces ha sido “pionera” y “muy destacada” con los aportes que hecho a la gramática, la ortografía y el diccionario.

Entre los aportes de Costa Rica al idioma, Pérez también citó el diccionario de barbarismos y provincialismos del año 1892 escrito por el filólogo, escritor y docente, Carlos Gagini, así como “Las categorías literarias”, de Roberto Brenes Mesén, de 1923.

Por su parte, el presidente de la ACL, Víctor Manuel Sánchez, expresó la alegría de cumplir el centenario de la academia y subrayó retos como el de establecer alianzas con diversas instituciones, acercarse más a la gente y continuar trabajando para la conservación del idioma y la adaptación a los nuevos tiempos.

“Las academias no norman desde un escritorio, si no que la lengua es una construcción histórica y social, cambia en consonancia con la vida y la cultura misma”, comentó Sánchez.

Por ello, aseguró que la misión de las academias es acercarse a la gente para “ir siguiendo el paso” a la “construcción diaria del idioma”.

Sánchez comentó que existe una percepción en la población en general de que las academias de la lengua se limitan a redactar un diccionario o de que están conformadas por intelectuales que se reúnen para dictar normas sobre cómo hablar o escribir.

Sin embargo, aseguró que esas percepciones están “alejadas de la realidad”, pues la labor principal de las academias de la lengua es proteger, cultivar y estudiar el patrimonio lingüístico y literario de cada país donde hay alguna establecida.

En el caso de la Academia Costarricense de la Lengua, entre sus funciones también está estimular el conocimiento de las lenguas indígenas locales y del inglés criollo.

Como parte de la celebración del 100 aniversario de la Academia Costarricense, se exhibe en la Biblioteca Nacional la exposición bibliográfica “Primeras ediciones de los académicos de la lengua”.

Además se presentaron 3 libros: “Páginas académicas”, de Jorge Sáenz Carbonell, una edición de “Las categorías literarias”, de Roberto Brenes Mesén, y la edición facsimiliar del Diccionario de barbarismos y provincialismos de Costa Rica, de Carlos Gagini. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *