Más

Suscribirse

Redes Sociales

Krajewski atraviesa Ucrania, impulsado por el mensaje de aliento del Papa Francisco

El cardenal Konrad Krajewski se encuentra en Lviv (Ucrania), a donde partió el 17 de noviembre para llevar generadores eléctricos y camisetas térmicas, terminó con un intercambio de mensajes con el Papa.

“Al Santo Padre -dijo el cardenal polaco a Vatican News- le envié un mensaje de voz explicándole lo que hago, dónde estoy, qué he estado haciendo estos días. Inmediatamente me envió un mensaje muy largo para darme ánimos, para decirme que tiene el corazón partido por Ucrania, que está cerca y que esta presencia es tan…”. mencionó.

Declaró que se encuentra cansado, abrumado por la situación, las largas colas en las fronteras para ir de un lugar al otro, el frío azotador, la oscuridad y las personas que están sufriendo los daños colaterales de la guerra. Sin embargo, se siente motivado por el mensaje que el Papa Francisco le envió diciendo, “eso es lo que haría Jesús, que siempre se ponía en el lugar de la gente, que estaba enferma, que sufría. Compasión… Nosotros también debemos imitarle, este mensaje da coraje…”.

Te podría interesar: Más de 2.000 migrantes han vuelto a Venezuela en 2022 con plan gubernamental

Así pues, se mostró contento “hemos conseguido llevar tantos generadores, tantas cosas en estos días, a gente sin luz, sin electricidad, sin agua. Es una gota, pero la gota va al río y del río al mar. Debemos razonar según la lógica del Evangelio. Nosotros hacemos las pequeñas obras, las grandes son del Señor” dijo. Sabe perfectamente que su ayuda es mínima en el mundo pero genera grandes cambios para las vidas de las personas que reciben su apoyo.

Durante su largo viaje se ha sentido sumamente devastado y desánimado, sabe que su viaje no es fácil, la gente está sufriendo mucho”. Mas ha sabido reconocer la gracia dentro de toda la desgracia que inunda el lugar, “Todos los días me encuentro con los voluntarios: son extraordinarios, maravillosos. O los que abren todo en cuanto llego al almacén. Y los bomberos que vienen a cargar el coche y no les importa si es la tercera, la cuarta vez al día… Verdaderamente, donde hay pecado, también hay mucha gracia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *