Más

Suscribirse

Redes Sociales

Kishida envía ofrenda floral al controvertido Yasukuni por festival de otoño

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, realizó hoy una ofrenda floral al santuario Yasukuni de Tokio, fuente de fricción con países vecinos por sus vínculos militaristas, en una práctica habitual entre los mandatarios del país.

La ofrenda de este lunes, como en otras ocasiones, consistió en el envío de un árbol “masakaki” en su nombre, un gesto que los primeros ministros japoneses vienen repitiendo desde hace años con motivo de los festivales de primavera y otoño, y que China y Corea del Sur ven con desaprobación.

En Yasukuni se honra a los caídos por Japón entre finales del siglo XIX y 1945, más de 2,4 millones de personas entre las que figuran 14 políticos y oficiales del ejército imperial condenados como criminales de guerra de clase A tras la Segunda Guerra Mundial.

Ningún jefe de Gobierno japonés en funciones ha visitado el santuario después de que Shinzo Abe se personara para realizar la ofrenda en diciembre de 2013, desatando críticas dentro y fuera del país que motivaron el comienzo del envío de las ofrendas.

China y Corea del Sur, países que sufrieron agresiones bélicas de Japón, han venido expresando sus quejas por los homenajes oficiales en Yasukuni a causa de viejas heridas abiertas del colonialismo.

Se espera que el primer ministro evite visitar el santuario, sobre todo después de expresar su deseo de mejorar sus lazos con Seúl bajo el gobierno del presidente Yoon Suk-yeol.

Japón y China están conmemorando, por su parte, el 50 aniversario de la normalización de sus relaciones diplomáticas. Sus relaciones tampoco se encuentran en su mejor momento, principalmente por su disputa territorial en torno a las islas Senkaku, administradas por Tokio pero reclamadas por Pekín, que las denomina Diaoyu.

Mientras que los primeros ministros se han abstenido de visitar Yasukuni, es frecuente que grupos de parlamentarios vayan al santuario en estas fechas, incluso algún ministro o destacadas figuras políticas, como la de el ministro japonés de Economía, Comercio e Industria, Yasutoshi Nishimura, el pasado viernes.

EFE

JBR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *