Más

Suscribirse

Redes Sociales

Kazajistán mantendrá hasta finales abril la alerta por inundaciones, según Tokáyev

EFE
EFE

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, visita Túnez, una semana después de que el Parlamento Europeo (PE) aprobara el nuevo pacto de migración y asilo, con el que se espera una mayor externalización del control de las fronteras europeas, a través de acuerdos como el firmado el año pasado con Túnez.

Meloni suma con esta cuatro visitas al país norteafricano en menos de un año: desde el viaje relámpago en junio para abordar el repunte de llegadas de migrantes a las costas italianas, hasta la firma del Memorando de Entendimiento (MoU) con la Unión Europea (UE) acompañada de la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, en el mes de julio.

El presidente tunecino, Kais Said, rechazó este lunes la opción de que Túnez se convierta en un lugar de paso o asentamiento de migrantes subsaharianos, mensaje que ha repetido reiteradamente: “No podemos ser guardianes (de Europa)”, declaró en julio de 2023 en la ciudad costera de Sfax.

El MoU de apoyo a la estabilidad financiera de Túnez, motivado por el control migratorio, tardó meses en implementarse mientras Túnez se convertía en 2023 en el principal punto de partida en la ruta migratoria del Mediterráneo Central, de donde partieron el 62 % de los más de 157.000 migrantes que desembarcaron en Italia, según la Organización Mundial de las Migraciones (OIM).

Con el nuevo año, las llegadas a Italia desde el Norte de África cayeron más de un 50 %, con Libia a la cabeza, aunque en las últimas semanas se ha registrado un aumento desde Túnez.

El Foro Tunecino para los Derechos Económicos y Sociales (FTDES), que vigila el fenómeno migratorio, informó este mes de la intercepción de embarcaciones en el Mediterráneo con más de 14.400 personas que fueron retornados al país norteafricano desde principios de año.

Aunque la mayoría de los que se embarcan en esta travesía son personas de países subsaharianos, los tunecinos siguen siendo la tercera nacionalidad (15 % del total) de quienes llegan a costas italianas, según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Las organizaciones de derechos humanos también han levantado la voz contra la situación de la población subsahariana en el país norteafricano que ha denunciado persecución “policial y social” a partir de la “retórica racista” del presidente que en febrero de 2023 aludió a un “complot” de “hordas” de migrantes para cambiar la demografía “arabo-musulmana” de Túnez.

Las criticas aumentaron con la denuncia el pasado verano de expulsiones masivas de subsaharianos a zonas fronterizas de Argelia y Libia lo que llevó a Túnez a ser calificado por organizaciones humanitarias como un “país no seguro” para la devolución de las intercepciones por mar.

“Túnez ha hecho lo que ha podido, basándose en los valores humanitarios y en el hecho de que estas personas (migrantes) son víctimas”, defendió el mandatario este lunes previo a la visita de Meloni.

La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, ha valorado los “buenos resultados” tras la firma del acuerdo con la UE, mientras que europarlamentarios han cuestionado a la CE la concesión de este apoyo pese al “deterioro significativo de los valores fundamentales” en Túnez desde julio de 2021, cuando Said se arrogó plenos poderes, expusieron en sesión del PE el pasado mes de marzo.

Meloni estará acompañada en su visita exprés a Túnez por el ministro del Interior, Matteo Piantedosi, y la titular de Universidad e Investigación, Ana María Bernini, y tiene prevista una reunión con Said, cerrada a los medios.

Durante la entrevista, también se abordará previsiblemente el “Plan Mattei”, el proyecto estratégico de Italia para inversiones en África, antes de que Meloni viaje a Bruselas para participar en la reunión informal del Consejo Europeo, adelantó la Agencia Nova. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *