Más

Suscribirse

Redes Sociales

Julian Assange recupera su libertad después de 12 años de reclusión

EFE/EPA/SAMANTHA SALAMON
EFE/EPA/SAMANTHA SALAMON

El programador informático y periodista Julian Assange fue finalmente liberado de su encierro de 12 años al llegar a un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos y declararse culpable de espionaje ante la jueza Ramona Manglona, en el tribunal del distrito de Saipán, en el territorio de las Islas Marianas del Norte.

Al respecto, la magistrada Manglona ratificó el acuerdo y Assange fue puesto en libertad, tras haber sido condenado a cinco años de prisión –que fueron descontados de los 12– por violar la Ley de Espionaje estadounidense al compartir grandes lotes de documentos de una red informática militar clasificada a través de su sitio web WikiLeaks.

Cabe destacar que el periodista de 52 años fue acompañado a la lectura de su liberación por Kevin Rudd, antiguo Primer Ministro y actual embajador de Australia en Estados Unidos; asimismo, los 12 años que fue mantenido en prisión los distribuyó estando siete en la embajada de Ecuador en Londres y los cinco restantes en una cárcel británica de máxima seguridad.

Luego de haber sido excarcelado, Assange viajó hacia Australia donde fue recibido por una multitud que lo aplaudía y gritaba: “¡Bienvenido a casa!”; además de su esposa y abogada Stella Assange y por su padre Jhon Shipton, quienes lucharon por su libertad durante todos sus años preso.

LA HISTORIA DE WIKILEAKS

La historia de WikiLeaks inicia en 2006, cuando el especialista informático y periodista Julian Assange funda el sitio con la intención de utilizar la internet para ayudar a los denunciantes a presentar pruebas ocultas; para lograrlo, operan un colectivo transnacional con servidores en países como Islandia y Suecia, donde revisan el material clasificado, censurado o restringido para su publicación en línea.

Luego, en 2010, la analista del ejército estadounidense Chelsea Manning obtiene gran cantidad de documentos de una red clasificada y los sube a WikiLeaks; la data en mención incluye registros de incidentes en las guerras de Afganistán e Irak, alrededor de 250 mil cables diplomáticos de embajadas estadounidenses en todo el mundo, el ataque en helicóptero en Bagdad donde perdió la vida un fotógrafo de la agencia Reuters, entre otros.

Al respecto, cabe destacar que los mensajes publicados en la web también contenían cientos de expedientes acusatorios de inteligencia contra detenidos en Guantánamo; además, WikiLeaks trabajaba con los principales medios internacionales como The New York Times y contaba con nexos en el gobierno de Estados Unidos, lo que hizo que Assange fuera erigido como una figura mediática.

Pero la administración del aquel entonces presidente, Barak Obama, arrestó a la analista Manning y la mantuvo en aislamiento y bajo condiciones austeras enfocadas en evitar que se suicide; asimismo, el Departamento de Justicia abrió una investigación contra el sitio WikiLeaks.

Al mismo tiempo, la administración de Obama debatía internamente cómo denunciarlo sin sentar un precedente que obstruya la libertad de prensa, Suecia emitió una orden de arresto contra Assange por agresión sexual y los bancos comenzaron a negarse a procesar donaciones para el financiamiento del sitio informativo.

MANNING, SNOWDEN Y ASSANGE

Tras la orden de arresto sueca, Assange apeló en Gran Bretaña, pero perdió y violó la libertad bajo fianza que lo mantenía en el país al ingresar a la Embajada de Ecuador en Inglaterra; donde obtuvo el permiso de asilo político ante el temor de ser extraditado hacia los Estados Unidos.

En tal sentido, transcurrió siete años asilado y lidiando contra las denuncias; no obstante, en 2013, la señora Manning fue condenada a 35 años de prisión –la condena más larga en la historia estadounidense– por un Consejo de Guerra en Estados Unidos por violar la Ley de Espionaje; sin embargo, fue absuelta de traición militar –lo que representaría ayudar al enemigo y ser eliminada–.

Luego de algunos años de sentencia, Manning se declaró transgénero, adoptó el nombre de Chelsea y fue trasladada a una prisión militar masculina donde intentó suicidarse en dos ocasiones; al mismo tiempo, Assange envió a un abogado de WikiLeaks para que defienda al excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense, Edward Snowden, quien reveló gran cantidad de documentos y hasta hoy continúa varado en Moscú con su pasaporte cancelado.

Al respeto, en el marco de la campaña presidencial de 2016 entre Hillary Clinton y Donald Trump, WikiLeaks publicó una serie de correos electrónicos pirateados de los representantes demócratas y, al año siguiente, reveló documentos clasificados de la CIA; asimismo, tres años después, Assange fue capturado porque los fiscales suecos abandonaron la investigación contra él y la embajada ecuatoriana le revocó el asilo, permitiendo que la policía británica lo arreste por violar la libertad bajo fianza.

Inmediatamente, el Gobierno de los Estados Unidos lo acusó por conspiración –al intentar ayudar a Manning e incentivar a los piratas informáticos a robar Secretos de Estado para ser enviados a WikiLeaks y, luego, publicados– y por violar la Ley de Espionaje al publicar secretos de Seguridad Nacional.

Respecto a la última acusación, es un tema de gran debate actual debido a las consecuencias que puede tener para el ejercicio de la libertad de prensa en el mundo; por ello, un grupo de organizaciones de noticias, incluyendo a The New York Times, pidieron a la administración Biden que reconsidere el caso porque la acusación podría socavar la Primera Enmienda.

No obstante, la apelación de Assange contra su extradición se mantenía en juicio en los tribunales británicos y se había proyectado una nueva audiencia para julio de este año; pero llegó el acuerdo entre ambas partes y, finalmente, Julian Assange ha sido puesto en libertad, no sin dejar una histórica saga legal, llena de polémica y de juicios éticos sumamente sensibles.

 

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *