Jugando con fuego

335 vistas
4 min lectura
1

Por Roberto de la Madrid

Nuevamente las cosas aquí en Oriente Medio tensan la cuerda del mundo. Bajo la ley aprobada por su parlamento hace unos meses, Irán el 21 de febrero, prohíbe la entrada a sitios nucleares a los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica, quienes precisamente son los encargados de supervisar que los países no construyan armas nucleares. Esto pone nerviosos a Washington, Nueva York (sede de Naciones Unidas), Israel y Bruselas (sede de la Unión Europea).

¿Y ahora qué hacemos?, se preguntan. Y lo único que pueden ver con claridad es: O forzamos a Irán a que respete el acuerdo nuclear, lo cual tendría que ser con un ataque militar -porque recordemos que Trump lo abandonó empujando legalmente a los iraníes a abandonarlo también, además Irán ha dicho que no regresa si Biden no regresa primero, y Biden ha dicho, «no, tú primero».

O nos quedamos viendo cómo Irán enriquece más uranio hasta alcanzar el arma nuclear. Las cosas se complican más porque Israel está decidido a atacar a Irán si Biden cede y regresa al acuerdo, y porque Alemania y Francia han dicho que quieren un acuerdo nuevo que incluya el freno a los misiles, lo cual Irán rechaza.

¿Cuál es la salida entonces? Negociaciones secretas y guiños públicos, y al final una declaración conjunta frente a la prensa.

Curiosamente, Biden estos días se ha mostrado como defensor de la paz, prohibirá la venta de armas estratégicas y le quitará apoyo militar al gran aliado estadounidense Arabia Saudí, para que deje de bombardear a su vecino Yemen y parar la sangre de miles de civiles y el riesgo de una hambruna para 11 millones de personas que viven bajo fuego desde 2015. Asombroso. Si es así, celebremos. Pero… ¿Por qué Obama y Trump no lo hicieron? ¿Perderá EE. UU. a su más grande comprador de armas…?

Probablemente Biden esté haciendo una jugada maestra aunque maquiavélica: manda una señal de cortesía a Irán al ponerse del lado de sus aliados, los yemeníes. Lo que podría usar para que los iraníes suavicen postura y regresen al acuerdo primero, de lo contrario amenazarlos con apoyar a los saudíes con tropas y fuego para que de una vez ganen la guerra.

Manda una señal a los saudíes de que los está desprotegiendo y que si quieren protección, forzar a que normalicen relaciones con Israel, y este de un paso más en su plan de controlar desde el mediterráneo hasta el Tigris.

Si este plan de negocios sucios como daño colateral detiene la sangre en Yemen, pues es el mal menor. Pero si no está haciendo nada de esto, entonces: o no tiene idea de la situación en Medio Oriente o el plan es estirar al máximo la cuerda hasta llegar a un bombardeo selectivo contra los sitios nucleares iraníes.

En junio son las elecciones en Irán, y como probablemente ganen los de línea dura que han pedido muerte a EE. UU., las cosas se pondrán aún mucho peor.

1 Comment

  1. La jugada de Biden ya se puede predecir, no olvidemos que es un belicista, sea cual sea la propuesta, sabemos que va a beneficiar a Israel, y si Irán se llega a oponer, se va a desatar una guerra sin precedentes, veremos una tremenda escalada de bombardeos y misiles hacia todos lados. Irán ya tiene lista sus bombas nucleares. Nunca nadie le creerá a Rohani que respetan la prohibición religiosa cuando necesitan defender la seguridad nacional. La única formula para detener todas estas tensiones, es regresar hacia 3500 años atrás y resolver la problemática Abrahamica respecto de Israel y las naciones árabes y musulmanas, necesitamos la voz del líder mundial que va a unir en paz y seguridad a todas las naciones. Una propuesta de paz de 7 años como mínimo dónde se detengan todos los conflictos bélicos de las Naciones y en dónde se fijen acuerdos para reconstruir un mundo mejor y en constante renovación de los valores humanos para la reestructuración total de la sociedad.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

México rebasa los 175.000 decesos y los 2 millones de contagios por Covid-19

Siguiente noticia

El precio de la historia estrena temporada 22