Más

Suscribirse

Redes Sociales

Javier Milei, el ‘anticasta’ encantador de jóvenes y desvalidos de la política argentina

EFE/Tomás Cuesta /POOL
EFE/Tomás Cuesta /POOL

El candidato a la Presidencia de Argentina por La Libertad Avanza, el ultraderechista liberal Javier Milei, ha logrado con su lucha ‘anticasta’ y su provocador carisma captar la atención de los jóvenes y desencantados con la política, y de este modo pasar a la segunda vuelta de la elecciones, que disputará con el oficialista Sergio Massa.

Milei, un ‘outsider’ de la política hasta hace apenas dos años, cuando fue elegido diputado, fue la sorpresa de las elecciones primarias celebradas el 13 de agosto, cuando como único aspirante por La Libertad Avanza (LLA) se convirtió en el candidato más votado (29,86 %), por delante de la coalición opositora Juntos por el Cambio (28 %) y la oficialista Unión por la Patria (27,28 %), fuerzas políticas que concurrieron con dos candidatos cada una.

Economista de ideología ultraliberal y desde 2021 diputado nacional, Milei se fue ganando un espacio entre la opinión pública argentina con sus constantes intervenciones en cuanto programa televisivo era invitado, donde hacía gala de una desinhibida oratoria trufada de insultos contra el poder establecido, que bautizó como “la casta”.

Licenciado por la Universidad de Belgrano (Buenos Aires), con dos títulos de posgrado y sin experiencia en materia política, Milei se ha desempeñado como asesor económico de diversos organismos y empresas, la última de ellas, Aeropuertos Argentina 2000.

Su imagen de rebelde con traje y la personalidad propia de una ‘estrella de rock’, levantó más de un ceño entre los políticos tradicionales, quienes lo consideraban un “loquito” con complejo de mesías.

Sin embargo, su llegada al Congreso en 2021 empezó a preocupar a “la casta”, sobre todo cuando el autodefinido “anarcocapitalista” propuso romper el ‘statu quo’ monetario mediante la dolarización de la economía, la privatización de la mayoría de compañías estatales, la reducción de la carga tributaria, y la facilitación del acceso a las armas de fuego y de la venta de órganos.

El símbolo por excelencia de Milei es la ‘motosierra’, con la que advierte metafóricamente que recortará de forma drástica el gasto público, cerrando y unificando ministerios, despidiendo empelando estatales y clausurando el Banco Central, una de las medidas más transgresoras del dirigente libertario.

Como todo cambio genera resistencia, sus medidas fueron tildadas inmediatamente de “extremistas” e “imposibles de realizar”. La difícil coyuntura socioeconómica, con una inflación del 138,3 % interanual y una pobreza que supera 40 % de la población, ha contribuido a ensanchar el apoyo ciudadano a Milei.

A esta situación se le debe sumar la obsesión argentina por el dólar frente al depreciado peso, que empuja a los ahorradores a deshacerse de la moneda nacional debido a la inestabilidad que provocan las constantes devaluaciones y corridas cambiarias.

Este explosivo cóctel socioeconómico ha sido el caldo de cultivo para el crecimiento de las filas libertarias que lidera este fan de los Rolling Stones, amante de los mastines ingleses y exportero del club de fútbol Chacarita Juniors.

La fatiga política causada por la crisis económicas también ha propiciado la amnesia en algunos sectores que pasan por alto el negacionismo de Milei con respecto a las consecuencias del cambio climático y el número de desaparecidos durante la dictadura militar (1976-1983), que exterminó a 30.000 personas.

Además, el líder de La Libertad Avanza, que cumplió 53 años, ya había anticipado en los debates electorales que si ganaba se desmarcará de la Agenda 2030 -el pacto multilateral entre Gobiernos acerca del desarrollo sostenible- y del Acuerdo de París, el consenso alcanzado en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El aspirante a presidente presentó hace unos meses a su pareja sentimental, Fátima Flórez, actriz, bailarina y humorista que se hizo famosa por ser la mejor imitadora de la expresidenta Cristina Fernández.

Además de su pareja y sus perros, en el círculo íntimo de Milei destaca su hermana Karina, a quien él describe como ‘El Jefe’ y quien es su principal apoyo emocional, una circunstancia que Milei atribuye además a la violencia física y psicológica que sufrió en su juventud de sus padres, de quienes se mantiene distanciado.

La estabilidad emocional de Javier Milei ha sido cuestionada por sus detractores y oponentes debido a la virulencia verbal de sus discursos.

El candidato del oficialismo y actual ministro de Economía, Sergio Massa, llegó a pedir que todos los aspirantes presidenciales se sometieran a un examen psicofísico, dado que la jefatura del Estado implica una exposición a situaciones de alta tensión.

Pero ha sido precisamente la procacidad verbal de Milei la que le ha granjeado el apoyo de amplios sectores populares y juveniles que finalmente le han valido el pasaporte al balotaje, el próximo 19 de noviembre. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *