Más

Suscribirse

Redes Sociales

Japón perfila el refuerzo de sus capacidades militares para los próximos años

El Gobierno de Japón detalló este viernes algunos de sus primeros pasos en el fortalecimiento de sus capacidades militares en su nuevo Libro Blanco de Defensa, donde también destaca los riesgos crecientes en torno a Taiwán y derivados de la guerra de Ucrania.

El documento aprobado este viernes por el Ejecutivo constituye la primera hoja de ruta de este tipo dentro del marco de su nueva estrategia multianual de Defensa, adoptada a finales del año pasado y que prevé un incremento del gasto militar a nivel de los países de la OTAN y una ampliación sin precedentes de sus capacidades militares.

NUEVO ARMAMENTO

El objetivo de gasto en Defensa de Japón para los próximos cinco años se eleva a 43 billones de yenes (unos 301.000 millones de dólares), en torno al 2 % del producto interior bruto nacional.

En este 2023, primer año del quinquenio, el incremento del presupuesto militar se destinará a la adquisición de drones de combate, a sistemas de misiles de largo alcance o a aprovisionamiento de municiones, entre otras medidas concretas, según detalla el Libro Blanco.

La adquisición de misiles de largo alcance, entre ellos misiles Tomahawk estadounidenses, capaces de alcanzar objetivos a más de 1.000 km, es una de las novedades armamentísticas más destacadas de la nueva estrategia multianual nipona.

Con estas nuevas armas Japón espera ganar poder disuasorio ante las amenazas crecientes que ve en Corea del Norte y en China, países que han desarrollado notablemente su tecnología de misiles en los últimos años.

Tokio prevé instalar escudos antimisiles adicionales en puntos estratégicos de su territorio, además de desplegar parte de su nuevo arsenal de largo alcance en el extremo suroccidental del archipiélago nipón y próximo a Taiwán, en un movimiento dirigido a contrarrestar las maniobras chinas en la zona.

El Libro Blanco también destaca la necesidad de desarrollar medidas adecuadas en los campos de inteligencia artificial, computación cuántica y otras novedades en las tecnologías de la información y comunicación que puedan tener un potencial impacto de ciberseguridad.

RIESGOS CRECIENTES POR CHINA Y RUSIA

La ampliación de las capacidades defensivas niponas llega en respuesta a lo que Tokio ve como “un entorno de seguridad cada vez más grave”, derivado de la invasión rusa de Ucrania, el auge militar de China y los avances armamentísticos de Corea del Norte.

El Libro Blanco de Defensa nipón subraya el acercamiento entre Moscú y Pekín a raíz de la guerra de Ucrania y la presión internacional sobre Rusia, y destaca la necesidad de “vigilar un movimiento que podría tener repercusiones para el orden internacional”.

El documento también reafirma la “grave preocupación” que generan en Tokio “los movimientos militares de China” en aguas del Indopacífico, entre ellos en torno a territorios disputados, y señala a Pekín como “el mayor desafío estratégico” que afronta la comunidad internacional.

En cuanto a la situación de la isla autogobernada de Taiwán, que Pekín considera como parte de su territorio, Tokio considera que la relación entre ambas partes “está evolucionando rápidamente hacia una situación más favorable” para China, pese a que Taipéi está reforzando sus defensas a raíz de la guerra de Ucrania.

El Libro Blanco nipón también destaca la “competencia creciente” entre Estados Unidos y China, y en particular sus repercusiones en el campo de la tecnología y la seguridad económica.

Tokio considera que un potencial cambio del equilibrio de poder entre ambas potencias “tendrá impacto en la paz y la estabilidad del Indopacífico”. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *