Más

Suscribirse

Redes Sociales

Israel se prepara para la ofensiva a las puertas de Egipto, pero ¿cómo, cuándo y por qué?

EFE/EPA/HAITHAM IMAD
EFE/EPA/HAITHAM IMAD

Sara Gómez Armas

La anunciada ofensiva terrestre de Israel en Rafah, en el extremo sur de la Franja de Gaza, parece inminente, pero plantea muchas incógnitas: cuándo avanzará; cómo operará el Ejército en una zona donde hay 1,4 millones de gazatíes desplazados; dónde los evacuará; y cómo garantizará a Egipto que llegar a la frontera no pone en peligro su seguridad.

¿Cómo?

El Gabinete de Guerra de Israel recibió el lunes el plan diseñado por el Ejército para expandir su ofensiva terrestre dentro de la Franja de Gaza a Rafah, así como un plan de evacuación de civiles, aunque no han trascendido los detalles de a dónde tienen previsto trasladarlos, ya que todo el enclave está prácticamente devastado.

Más de un millón de gazatíes ya fueron evacuados de la mitad norte del enclave a finales de octubre, cuando la incursión terrestre en la Franja era inevitable desde el flanco septentrional. Muchos se fueron directamente a Rafah, el lugar más lejano entonces de los tanques israelíes, que ahora les acechan.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, lo dejó claro hace dos semanas cuando anunció su intención de expandir las operaciones a Rafah. “No podemos dejar cuatro batallones de Hamás”, mencionó sobre el último reducto del grupo islamista, aunque prometió evacuar antes a los civiles como le ha pedido la comunidad internacional, incluido EE. UU.

Ha sugerido el norte del enclave como opción.

“Todavía hay combates en el norte de Gaza, la zona no está limpia. Llevar a los civiles de Rafah a ese área sería un error. Podrán volver a sus casas en el norte, pero no en el futuro inmediato”, afirma Yossi Kuperwasser, exgeneral que fue jefe de la inteligencia militar.

El presidente de Egipto, Abdel Fatah el Sisi, ha insistido en que no aceptará en su territorio un éxodo de palestinos, y en las últimas semanas, según varios medios, el país ha comenzado la construcción de un alto muro de hormigón para delimitar lo que parece una “zona de contención” ante la posibilidad de desplazamiento de gazatíes.

Las autoridades egipcias aclararon luego que es un área logística para almacenar ayuda humanitaria y que tal zona de amortiguamiento es algo habitual de cualquier país para mantener “la seguridad de sus fronteras y su soberanía”.

¿Por qué?

Además de desmantelar a Hamás, la ofensiva en Rafah tiene objetivos estratégicos para Israel. Esa frontera de 14 kilómetros que separa la Franja de Egipto se denomina, en términos militares israelíes, el corredor Filadelfia, un foco de contrabando, sobretodo de armas, que Israel controló hasta 2005, cuando evacuó sus asentamientos del enclave, y pasó a manos de la Autoridad Palestina, aunque ésta fue expulsada por Hamás en 2007.

Kuperwasser considera que es necesario para Israel controlar esa frontera “en coordinación con Egipto” porque también está en su interés frenar el contrabando y el tráfico ilegal que ha permitido a Hamás armarse.

Los jefes de los servicios de inteligencia de Israel, el Mosad y el Shin Bet, estuvieron en Cairo la semana pasada para dar garantías de que la ofensiva en Rafah no afectará a Egipto ni implicará el desplazamiento de palestinos.

“El corredor Filadelfia es un reto significativo en la estrategia militar israelí, no solo por el control fronterizo, sino por los túneles subterráneos que conectan Gaza con Egipto”, indicó a EFE el experto en seguridad israelí Avi Melamed.

Aunque reconoce que la operación en Rafah presenta otro gran desafío, ya que allí están los 130 rehenes que quedan en manos de Hamás, cuyo liderazgo se esconde allí con ellos “como un seguro de vida ya que los pueden usar como escudos humanos”.

Israel no ha ocultado su interés en recuperar el control del corredor. De hecho, en el plan para la posguerra en la Franja, que el Gabinete de Guerra israelí presentó la semana pasada, establece que mantendrá el “control de la seguridad” del enclave, aunque cederá la gestión civil a los palestinos.

“Cuando esta guerra termine, no existirá más Hamás como potencia militar en Gaza. Mantendremos nuestra libertad de operación en Gaza para luchar contra el terrorismo e interceptar cualquier amenaza contra Israel”, explicó el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant.

¿Cuándo?

La ofensiva en Rafah es clara, pero la siguiente pregunta en cuándo. El propio Netanyahu sugirió que si se llega a un acuerdo de tregua, la incursión en la zona podría retrasarse, pero nunca cancelarse.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció ayer que “tiene esperanzas” de que se logre un acuerdo antes del 5 de marzo, antes del inicio de Ramadán. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *