Más

Suscribirse

Redes Sociales

Israel baja la intensidad de la guerra en el norte de Gaza, con más de 24,000 muertos

EFE/MOHAMMED SABER
EFE/MOHAMMED SABER

Israel anunció que baja la intensidad de la guerra en el norte de la Franja de Gaza y que pronto lo hará también en Jan Yunis, en el sur, donde busca dar caza al liderazgo de Hamás en el enclave, con más de 24,000 muertos gazatíes desde el inicio de la contienda.

El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, informó del fin de la “fase intensiva” de la guerra en el norte del enclave, “tras derrotar a todos los batallones de Hamás en la zona”, y adelantó que lo mismo ocurrirá “pronto” en el sur, en el área de Jan Yunis, donde los combates están enquistados desde principios de diciembre.

Gallant explicó que en Jan Yunis la estrategia se centra en la “cabeza de serpiente”, es decir, en dar caza al liderazgo de Hamás que se cree que se esconde en los túneles de esa ciudad: el jefe del grupo dentro del enclave, Yahya Sinwar, y al jefe de su ala militar, Mohamed Deif, considerados ambos los cerebros del brutal atentado en suelo israelí del 7 de octubre, que dejó más de 1.200 muertos y unos 250 secuestrados.

Las declaraciones del ministro coinciden con el anuncio del Ejército israelí sobre la retirada del terreno de una de las cuatro divisiones que operaban en la Franja, en concreto la 36º División, que se ocupó de los operativos en torno a la capital, ciudad de Gaza, donde tomó el control militar de los barrios clave de Rimal, Zaytun o Shujaiya,

Esta división pasa ahora a un periodo de recuperación y entrenamiento, como parte de la estrategia israelí de una campaña a largo plazo contra Hamás, que vaticinan se podría prolongar “todo 2024” y que también incluye reforzar tropas en Cisjordania, donde la violencia va en aumento, o en la frontera norte, con la milicia chií libanesa Hizbulá lanzando ataques a diario.

Mientras se repliega del norte, el Ejército israelí expandió hoy su ofensiva terrestre en el centro de la Franja hacia el área de Nuseirat, después de varias semanas con los combates estancados en el cercano campo re refugiados de Maghazi, ampliando así su presencia en la gobernación central.

“Las fuerzas de la 646ª Brigada que opera en el campo de Nuseirat localizaron una instalación utilizada para fabricar granadas de mortero, una fábrica de cohetes, además de armas escondidas en el edificio de una organización humanitaria”, aseguró un comunicado castrense.

Por su parte, las Brigadas al Qasam y las Al Quds, brazos armados de Hamás y la Yihad Islámica respectivamente, confirmaron enfrentamientos armados con las tropas israelíes en el centro de Gaza y también en Jan Yunis, principal ciudad del sur de la Franja donde los combates no dan tregua desde hace más de un mes.

En las últimas 24 horas, el Gobierno gazatí de Hamás confirmó más de 130 muertos en 12 “masacres de la ocupación”, con lo que las víctimas mortales en más de 100 días de ofensiva ya superan los 24.100 -además de unos 8.000 cuerpos que se calculan desaparecidos bajo los escombros-, y los heridos ascienden a 60.800.

La mayoría de estos muertos son a causa de los ataques aéreos israelíes, a menudo contra edificios residenciales, que se concentraron en el centro y sur del enclave, aunque unas 30 personas murieron en bombardeos en dos barrios periféricos de Ciudad de Gaza, en el norte.

En el campamento de Maghazi, en el centro, los bombardeos se produjeron cerca de una escuela secundaria de niñas donde se refugian “un gran número de personas desplazadas”, informaron a EFE fuentes palestinas.

Además, por cuarto día consecutivo, las comunicaciones y los servicios de Internet permanecen cortados, en parte por la falta de combustible y la destrucción de más de un 80 % de la infraestructura en la Franja, en el séptimo apagón comunicativo que sufre el enclave desde que comenzó la incursión terrestre de las fuerzas israelíes.

La Franja, con cerca de 2 millones de desplazados que viven hacinados y en riesgo de hambruna, se precipita a su mayor catástrofe humanitaria, donde “la vida es un infierno”, según palabras hoy del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien denunció más de 300 ataques a la red sanitaria y agencias humanitarias en 100 día de conflagración.

“Hay pacientes a los que se les practican amputaciones que podrían evitarse, debido a la destrucción del sistema de salud, y aquellos que sufren enfermedades crónicas mueren por falta de tratamiento”, lamentó el jefe de la OMS.

Mientras prosigue sus combates contra las tropas israelíes, Hamás publicó hoy un vídeo propagandístico en el que anunció la muerte bajo las bombas de dos rehenes, Yossi Sharabi, de 53 años, e Itay Svirsky, de 38, aunque Israel no ha confirmado la información.

Hamás también celebró, pero no reivindicó, un ataque múltiple cometido por dos palestinos en la ciudad israelí de Ranana, al norte de Tel Aviv, que incluyó apuñalamiento y atropellos, causando la muerte de una mujer de unos 70 años, y dejando heridas a otras 17 personas, 7 de ellas menores.

Los atacantes eran dos parientes que habían entrado ilegalmente a Israel, procedentes de Hebrón, en Cisjordania ocupada, donde otros dos palestinos murieron hoy por disparos israelíes en una incursión del Ejército en la cercana localidad de Dura. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *