Más

Suscribirse

Redes Sociales

Israel asegura haber rodeado toda la Franja de Gaza, mientras Hezbolá amenaza con una “guerra total” en apoyo a Palestina

EFE/EPA/MOHAMMED SABER
EFE/EPA/MOHAMMED SABER

Al cierre de esta edición, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, junto al embajador estadounidense en Israel, Jack Lew, visitaron al mandatario de Israel, Benjamín Netanyahu, con el objetivo de dialogar respecto a “la campaña en curso contra la organización terrorista Hamás” y “las medidas que deben adoptarse para proteger a los civiles”.

Esta visita se produce cuando Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, en una entrevista con Eli Cohen, Ministro de Exteriores israelí, ha exigido al país “proteger a los civiles, evitar víctimas civiles y mejorar el acceso humanitario”.

No obstante, la cifra de muertos reportada por el Ministerio de Salud de Hamás con sede en Gaza, asciende a los 9 mil 257, entre ellos, 3 mil 826 niños, y 23 mil 516 heridos; por ello, se han iniciado los trabajos de evacuación por el Paso de Rafá, que conecta Palestina con Egipto y, aunque, el avance es lento, civiles palestinos y extranjeros han logrado escapar con vida y algunos heridos ser trasladados a hospitales egipcios.

Entre los liberados se encuentran los suegros del Ministro Principal de Escocia, Humza Yousaf, quienes permanecieron atrapados desde el estallido del conflicto junto a las más de 600 personas que forman parte de la lista de Autoridad General para Cruces y Fronteras en la Franja de Gaza.

Al respecto, Yousaf lanzó un comunicado agradeciendo por la liberación de sus suegros y pidiendo “a las dos partes un alto al fuego”, además de la entrega de ayuda humanitaria, incluyendo gasolina y la liberación de los rehenes y la devolución de la calma a los habitantes de la franja que “vienen sufriendo un castigo colectivo”

Asimismo, Elizabeth El Nakla, suegra de Yousaf, compartió su testimonio con la BBC de Londres: “Los últimos días han sido particularmente traumáticos. Mientras estábamos encerrados no sabíamos qué estaba pasando, ya que no había internet, electricidad, agua potable y era muy difícil conseguir alimentos”.

BOMBARDEO A UN CONVOY DE AMBULANCIAS

Los pedidos de alto al fuego realizados por varios países se multiplican; al respecto, el secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, Martin Griffiths, ha reiterado “la importancia de las pausas humanitarias” porque entre la población de Gaza se registran “inmensas necesidades que atender”; no obstante, lamenta que las negociaciones entre ambos bandos “no sean suficientes”.

Lejos de prometer una tregua, el primer ministro Benjamín Netanyahu ha declarado que “no habrá pausa humanitaria mientras que Hamás no libere a los rehenes” y anunció que sus fuerzas han cercado con éxito toda la ciudad de Gaza, además, que a sus soldados “nada puede detenerlos”; asimismo, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) lanzaron un comunicado señalando que ya están destruyendo los túneles enemigos: “El cuerpo de ingenieros de las FDI está trabajando para localizar y neutralizar infraestructuras subterráneas, explosivos y otras amenazas para que las tropas puedan moverse libremente”.

No obstante, la escalada de violencia ha alcanzado diversos centros de civiles como escuelas y hospitales; al respecto, la Agencia de la ONU para Refugiados Palestinos ha denunciado –entre otras acciones– al Ejército de Israel de haber bombardeado cuatro escuelas, utilizadas como refugios.

Asimismo, la ONG Media Luna Roja Palestina denunció que Israel atacó el hospital Al Quds y bombardeó las afueras del hospital de Al Shifa, el más grande de Gaza, que está abarrotado de pacientes y sirve de refugio de miles de desplazados, haciendo explotar a diversos vehículos de la caravana de ambulancias que esperaba trasladar heridos hacia el sur de la Franja.

El ataque fue condenado por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y por el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien manifestó sentirse “consternado” y declaró: “Reiteramos: los pacientes, los trabajadores de la salud, las instalaciones y las ambulancias deben protegerse en todo momento, siempre”.

Al respecto, las Fuerza de Defensa de Israel manifestaron en un comunicado: “Reconocimos a una célula terrorista de Hamás en una ambulancia. En respuesta, un avión de las FDI atacó y neutralizó a los terroristas de Hamás, que operaban dentro de la ambulancia”.

También se adjudicaron el ataque al campo de refugiados de Yamalia donde aseguraron haber acabado con el importante comandante de los yihadistas, Ibrahim Biari, quien administraba un Centro de Control de Hamás allí; asimismo, cabe resaltar la declaración de Daniel Hagari, contraalmirante de las FDI, que aseguró: “La cuestión del alto el fuego ni siquiera está sobre la mesa ahora mismo. Las FDI están en guerra. Está llevando a cabo la guerra para desmantelar Hamás”.

LA AMENAZA DE HEZBOLÁ Y EL DÍA DESPUÉS

Sayyed Hassan Nasrallah, líder del grupo libanés Hezbolá, en un discurso ampliamente esperado por sus partidarios, pidió a Estados Unidos que intervenga y detenga a Israel en su avanzada militar, afirmando que, de no actuar de forma efectiva y de continuar sufriendo ataques en su frontera, declarará la “guerra total”.

“Lo que está ocurriendo hoy en Gaza no se parece a ninguna otra guerra anterior. No se parece a nada que haya ocurrido antes. No es una batalla más; es una batalla decisiva e histórica. Lo que se desarrolle después diferirá significativamente de lo que era antes”, manifestó Nasrallah.

Asimismo, amenazó al gobierno estadounidense advirtiendo que su grupo respaldado por Irán “estaba listo para enfrentarse a los buques de guerra estadounidenses en el Mediterráneo”; cabe señalar que en los últimos días Israel ha atacado objetivos de Hezbolá en el sur de Líbano, matando a decenas de militantes y civiles, y reportando que en el norte de Israel –frontera con el Líbano– “solo ha sufrido las bajas de siete soldados y un civil”.

No obstante, Hakan Fidan, jefe de la diplomacia turca, acusó a la Unión Europea de “no querer oír hablar de un alto el fuego” y su homólogo, el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Hosein Amir Abdollahian, se mostró preocupado por la posible expansión del conflicto en toda la región porque, de no lograr una resolución positiva, Irán estaría dispuesta a intervenir “porque toda la región es su hogar”.

Sin embargo, los diplomáticos en Washington, las Naciones Unidas, Medio Oriente, Asia y demás latitudes han comenzado a analizar las opciones para el “día después”, asumiendo que la fase tres del plan de ataque israelí dé resultado y el grupo terrorista palestino sea derrotado; no obstante, han observado que los desafíos serán enormes.

Al respecto, se barajan las opciones de desplegar una fuerza multinacional, lograr una administración interina del país liderada por palestinos que excluya a todo miembro político de Hamas, brindar un papel provisional de seguridad y gobernanza para los estados árabes vecinos y una supervisión temporal del territorio por parte de la ONU.

Aunque el proceso se encuentre en una “etapa informal de flotación de ideas”, la pregunta esencial que se hacen los expertos es si los estados se comprometerán realmente a desplegar personal militar para mediar entre Israel y los palestinos, superando su manifiesta y larga negativa a hacerlo.

(Con información de la Agencia EFE y el canal de noticias DW)

Al cierre de esta edición, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, junto al embajador estadounidense en Israel, Jack Lew, visitaron al mandatario de Israel, Benjamín Netanyahu, con el objetivo de dialogar respecto a “la campaña en curso contra la organización terrorista Hamás” y “las medidas que deben adoptarse para proteger a los civiles”.

Esta visita se produce cuando Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, en una entrevista con Eli Cohen, Ministro de Exteriores israelí, ha exigido al país “proteger a los civiles, evitar víctimas civiles y mejorar el acceso humanitario”.

No obstante, la cifra de muertos reportada por el Ministerio de Salud de Hamás con sede en Gaza, asciende a los 9 mil 257, entre ellos, 3 mil 826 niños, y 23 mil 516 heridos; por ello, se han iniciado los trabajos de evacuación por el Paso de Rafá, que conecta Palestina con Egipto y, aunque, el avance es lento, civiles palestinos y extranjeros han logrado escapar con vida y algunos heridos ser trasladados a hospitales egipcios.

Entre los liberados se encuentran los suegros del Ministro Principal de Escocia, Humza Yousaf, quienes permanecieron atrapados desde el estallido del conflicto junto a las más de 600 personas que forman parte de la lista de Autoridad General para Cruces y Fronteras en la Franja de Gaza.

Al respecto, Yousaf lanzó un comunicado agradeciendo por la liberación de sus suegros y pidiendo “a las dos partes un alto al fuego”, además de la entrega de ayuda humanitaria, incluyendo gasolina y la liberación de los rehenes y la devolución de la calma a los habitantes de la franja que “vienen sufriendo un castigo colectivo”

Asimismo, Elizabeth El Nakla, suegra de Yousaf, compartió su testimonio con la BBC de Londres: “Los últimos días han sido particularmente traumáticos. Mientras estábamos encerrados no sabíamos qué estaba pasando, ya que no había internet, electricidad, agua potable y era muy difícil conseguir alimentos”.

BOMBARDEO A UN CONVOY DE AMBULANCIAS

Los pedidos de alto al fuego realizados por varios países se multiplican; al respecto, el secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, Martin Griffiths, ha reiterado “la importancia de las pausas humanitarias” porque entre la población de Gaza se registran “inmensas necesidades que atender”; no obstante, lamenta que las negociaciones entre ambos bandos “no sean suficientes”.

Lejos de prometer una tregua, el primer ministro Benjamín Netanyahu ha declarado que “no habrá pausa humanitaria mientras que Hamás no libere a los rehenes” y anunció que sus fuerzas han cercado con éxito toda la ciudad de Gaza, además, que a sus soldados “nada puede detenerlos”; asimismo, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) lanzaron un comunicado señalando que ya están destruyendo los túneles enemigos: “El cuerpo de ingenieros de las FDI está trabajando para localizar y neutralizar infraestructuras subterráneas, explosivos y otras amenazas para que las tropas puedan moverse libremente”.

No obstante, la escalada de violencia ha alcanzado diversos centros de civiles como escuelas y hospitales; al respecto, la Agencia de la ONU para Refugiados Palestinos ha denunciado –entre otras acciones– al Ejército de Israel de haber bombardeado cuatro escuelas, utilizadas como refugios.

Asimismo, la ONG Media Luna Roja Palestina denunció que Israel atacó el hospital Al Quds y bombardeó las afueras del hospital de Al Shifa, el más grande de Gaza, que está abarrotado de pacientes y sirve de refugio de miles de desplazados, haciendo explotar a diversos vehículos de la caravana de ambulancias que esperaba trasladar heridos hacia el sur de la Franja.

El ataque fue condenado por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y por el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien manifestó sentirse “consternado” y declaró: “Reiteramos: los pacientes, los trabajadores de la salud, las instalaciones y las ambulancias deben protegerse en todo momento, siempre”.

Al respecto, las Fuerza de Defensa de Israel manifestaron en un comunicado: “Reconocimos a una célula terrorista de Hamás en una ambulancia. En respuesta, un avión de las FDI atacó y neutralizó a los terroristas de Hamás, que operaban dentro de la ambulancia”.

También se adjudicaron el ataque al campo de refugiados de Yamalia donde aseguraron haber acabado con el importante comandante de los yihadistas, Ibrahim Biari, quien administraba un Centro de Control de Hamás allí; asimismo, cabe resaltar la declaración de Daniel Hagari, contraalmirante de las FDI, que aseguró: “La cuestión del alto el fuego ni siquiera está sobre la mesa ahora mismo. Las FDI están en guerra. Está llevando a cabo la guerra para desmantelar Hamás”.

LA AMENAZA DE HEZBOLÁ Y EL DÍA DESPUÉS

Sayyed Hassan Nasrallah, líder del grupo libanés Hezbolá, en un discurso ampliamente esperado por sus partidarios, pidió a Estados Unidos que intervenga y detenga a Israel en su avanzada militar, afirmando que, de no actuar de forma efectiva y de continuar sufriendo ataques en su frontera, declarará la “guerra total”.

“Lo que está ocurriendo hoy en Gaza no se parece a ninguna otra guerra anterior. No se parece a nada que haya ocurrido antes. No es una batalla más; es una batalla decisiva e histórica. Lo que se desarrolle después diferirá significativamente de lo que era antes”, manifestó Nasrallah.

Asimismo, amenazó al gobierno estadounidense advirtiendo que su grupo respaldado por Irán “estaba listo para enfrentarse a los buques de guerra estadounidenses en el Mediterráneo”; cabe señalar que en los últimos días Israel ha atacado objetivos de Hezbolá en el sur de Líbano, matando a decenas de militantes y civiles, y reportando que en el norte de Israel –frontera con el Líbano– “solo ha sufrido las bajas de siete soldados y un civil”.

No obstante, Hakan Fidan, jefe de la diplomacia turca, acusó a la Unión Europea de “no querer oír hablar de un alto el fuego” y su homólogo, el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Hosein Amir Abdollahian, se mostró preocupado por la posible expansión del conflicto en toda la región porque, de no lograr una resolución positiva, Irán estaría dispuesta a intervenir “porque toda la región es su hogar”.

Sin embargo, los diplomáticos en Washington, las Naciones Unidas, Medio Oriente, Asia y demás latitudes han comenzado a analizar las opciones para el “día después”, asumiendo que la fase tres del plan de ataque israelí dé resultado y el grupo terrorista palestino sea derrotado; no obstante, han observado que los desafíos serán enormes.

Al respecto, se barajan las opciones de desplegar una fuerza multinacional, lograr una administración interina del país liderada por palestinos que excluya a todo miembro político de Hamas, brindar un papel provisional de seguridad y gobernanza para los estados árabes vecinos y una supervisión temporal del territorio por parte de la ONU.

Aunque el proceso se encuentre en una “etapa informal de flotación de ideas”, la pregunta esencial que se hacen los expertos es si los estados se comprometerán realmente a desplegar personal militar para mediar entre Israel y los palestinos, superando su manifiesta y larga negativa a hacerlo.

(Con información de la Agencia EFE y el canal de noticias DW)

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *