Más

Suscribirse

Redes Sociales

Israel abre otra tubería para suministrar agua potable a Gaza en medio de guerra con Hamás

EFE/EPA/HAITHAM IMAD
EFE/EPA/HAITHAM IMAD

Israel anunció  un nuevo avance en el restablecimiento parcial del suministro de agua potable a la Franja de Gaza, tras haber cerrado las tuberías en medio de su guerra contra el grupo islamista Hamás, que ha hundido a los gazatíes en una grave crisis humanitaria.

“Ayer por la mañana abrimos la línea de agua de Berkat Said“, que suministra agua potable al sur de la Franja de Gaza, indicó a EFE un portavoz del COGAT, un órgano del gobierno israelí que coordina asuntos civiles en los territorios ocupados palestinos.

El 15 de octubre, las autoridades israelíes anunciaron la apertura de la primera (de tres) líneas de agua, la que corresponde a Bnei Suhila y que también alimenta el sur de la Franja.

Esto ocurre luego de que Israel cortó totalmente el suministro de agua potable al enclave -que representa el 10% del agua que reciben los gazatíes- en el tercer día de su guerra con Hamás, que estalló el 7 de octubre.

Las dos líneas de agua que han sido reabiertas suministraron el sábado “28,5 millones de litros de agua”, aseguró la portavoz del COGAT, al asegurar que los cohetes lanzados por Hamás en su ataque contra Israel alcanzaron una línea de suministro.

El sistema de distribución de la compañía de aguas israelí Mekorot es independiente de las tuberías municipales gazatíes, ya que conserva la red de cañerías destinadas a los asentamientos israelíes en la Franja, abandonado en 2005, cuando Israel se retiró de Gaza.

El restablecimiento parcial de este suministro de agua es insuficiente para aliviar la sed que sufren los gazatíes, pues el 90% del abastecimiento procede de tres desalinizadoras públicas y numerosas plantas privadas, que tratan el agua de mar o del único acuífero de Gaza, ya que el agua extraída directamente del subsuelo y canalizada por la red municipal es prácticamente imposible de beber por su alta salinidad.

Los aparatos para tratar el agua no pueden funcionar por el corte eléctrico y la escasez de combustible, que también han hecho colapsar a los hospitales.

Además, el agua del grifo está también contaminada por las filtraciones de los desagües, por lo que incluso en tiempos de relativa paz, nueve de cada diez gazatíes dependen del agua repartida por camiones o puntos de recogida pública de agua potable.

Desde que Israel y Hamás entraron en guerra el 7 de octubre, más de 1,4 millones de gazatíes -la mitad de la población- han sido desplazados hacia el sur de la Franja, mientras los pasos fronterizos de norte y sur del enclave están cerrados y la ayuda humanitaria, que intenta paliar la escasez de agua potable, alimentos y medicinas, ha entrado solo a cuentagotas.

El paso de Rafah, fronterizo con Egipto, ha sido abierto momentáneamente en contadas ocasiones para dejar pasar unos 80 camiones con ayuda humanitaria, que no incluye combustible, mientras que el promedio de camiones de ayuda que solían entrar antes de la guerra eran 500, según la agencia de asuntos humanitarios de Naciones Unidas, OCHA.

En este contexto, la desesperación cunde entre los gazatíes, y la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) informó de la irrupción de miles de personas en almacenes y centros de distribución de la organización, para llevarse suministros.

Israel mantiene un bloqueo por aire, tierra y mar sobre la Franja de Gaza desde el 2007, cuando Hamás tomó de facto el poder, por lo que sus habitantes dependen del suministro de bienes y servicios desde el exterior.

Según el portavoz del COGAT, Hamás “atacó con sus cohetes nueve de las diez líneas eléctricas de Israel que proporcionaban más electricidad al enclave que la única central eléctrica local”, y aseguró que los hospitales, pozos de agua y plantas tratadoras de agua “cuentan con fuentes alternativas de energía”, como páneles solares, generadores y tanques de diésel.

La escalada ha dejado hasta el momento más de 1.400 muertos y unos 5.400 heridos del lado israelí, así como más de 8.000 muertos y 20.000 heridos en la Franja de Gaza. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *