Más

Suscribirse

Redes Sociales

Irán inicia la campaña para las elecciones parlamentarias entre la indiferencia ciudadana

EFE
EFE

Irán inició la campaña electoral para los comicios parlamentarios del 1 de marzo entre la apatía e indiferencia de los ciudadanos, en las primeras elecciones en el país desde las protestas desatadas por la muerte de Mahsa Amini en 2022.

Unos 60 millones de iraníes están llamados a las urnas para elegir a los 290 diputados del Parlamento, ahora dominado por los conservadores, y a los 88 miembros de la Asamblea de Expertos, órgano encargado de elegir al líder supremo de la República Islámica en caso de vacante.

El inicio del periodo oficial de la campaña electoral comenzó sin mítines ni grandes actos, y solo marcado por la aparición de carteles electorales en las calles del país para unos comicios en los que se presentan 15.200 candidatos -1.713 de ellos mujeres- al Parlamento y 144 a la Asamblea de Expertos.

De imponerse de nuevo en el Parlamento los conservadores renovarían su control de los principales órganos de poder en el país, que ya cuenta con un presidente ultraconservador, Ebrahim Raisí.

Por su parte, la Asamblea de Expertos, que se elige cada ocho años, resultante de las elecciones podría tener una gran importancia en el futuro de la República Islámica, dada la elevada edad del líder supremo de Irán, Ali Jameneí, de 84 años.

Indiferencia popular

El proceso electoral está marcado por cierta indiferencia y apatía entre el electorado debido a la mala situación económica del país, la descalificación de numerosos candidatos reformistas y el desapego político, que se acentuó por las protestas desatadas por la muerte de Amini tras ser detenida por no llevar bien puesto el velo.

Durante meses jóvenes iraníes protestaron en las calles del país al grito de “mujer, vida, libertad”, pidieron libertades y el fin de la República Islámica, en unas protestas que se apagaron tras la muerte de unos 500 manifestantes a manos de las fuerzas de seguridad.

Una reciente encuesta realizada por un centro gubernamental mostró que solo el 30 % de los iraníes llamados a votar participarían en las elecciones, muy por debajo del 42 % de los comicios parlamentarios de 2020, la más baja en la historia de la República Islámica de Irán.

Esa indiferencia se reflejaba en las calles de Teherán, según pudo constatar EFE.

“La situación económica es muy mala y no veo diferencia entre los candidatos”, dijo a EFE Hossein, que tiene un puesto de venta de comida en la plaza de Tajrish en el norte de Teherán.

Una mujer de 48 años se mostró aún más dura: “Mi voto es para el derrocamiento de la República Islámica”.

La mayoría de los entrevistados por EFE apuntaron a la mala situación económica, la inutilidad de votar para cambiar las cosas o directamente el rechazo al sistema político como justificaciones para no participar en los comicios.

Un clérigo de 73 años, sin embargo, sí defendió la necesidad de depositar la papeleta ante una supuesta “conspiración” antiiraní para que los ciudadanos no voten para quitarle legitimidad al sistema político.

En esta misma línea, Jameneí ha llamado en los últimos días a votar en las elecciones e insistió en que “las diferencias políticas y de gustos no deben afectar a la unidad nacional de la nación iraní ante los enemigos”. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *