Inminente la salida de Hugo López-Gatell; su ambición política ha costado cientos de vidas

14 vistas
10 min lectura

Hay problemas en el paraíso: la salida del subsecretario de salud, Hugo López-Gatell Ramírez es inminente. Su postura de falsear datos e ineficiencia para decretar las medidas de contingencia sanitaria que requiere la población para enfrentar la pandemia del Covid-19, ya es insostenible. Solo es cuestión de tiempo para que llegue el relevo.

Hugo López-Gatell solo se ha colocado en el ojo del huracán al contradecirse en repetidas ocasiones no únicamente en cuanto a la forma en que la población debe prevenir contagios, sino que ha mentido al propio presidente López Obrador, al mostrar cifras alegres que lo único que han hecho es que el gobierno federal ejecute una errónea política de salud pública.

Las cifras falseadas sobre el número de contagios y decesos que ha ocasionado el coronavirus desde que se registró el primer caso en el país, fueron develadas por el propio Hugo López-Gatell, quien terminó por reconocer públicamente que el conteo oficial de los efectos de la pandemia, en realidad solo era una muestra representativa del Programa Centinela.

En medio de tecnicismos y posturas protagónicas Hugo López-Gatell ha reconocido que las cifras oficiales de contagios que por coronavirus se han registrado en México, se deben multiplicar por la constante de 8.2, lo que significa que desde el inicio de la pandemia en nuestro país, la población fue informada de solo casi una décima parte de los efectos reales de la enfermedad.

A causa de esas cifras alegres, expuestas al presidente Andrés Manuel López Obrador, es que no se tomaron las medidas de contingencia necesarias en forma puntual, lo que ha derivado en el crecimiento exponencial de los contagios por Covid-19, que oficialmente al cierre de esta edición eran de más de 6 mil 800 infectados, pero que en la cifra real serían por lo menos más de 55 mil 700 enfermos.

Gobernadores Desconfían de la Secretaría de Salud

Esa falta de profesionalismo de López-Gatell es lo que ha hecho que los gobernadores Jaime Rodríguez López, de Nuevo León; Miguel Riquelme, de Coahuila, y Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas, crearan su propio esquema de seguridad sanitaria ante la falta de credibilidad al gobierno federal, representado por el sub secretario de salud.

Otro gobernador que decidió no seguir atendiendo las estadísticas ni las recomendaciones expuestas por el sub secretario Hugo López-Gatell, del que consideró que sus cifras solo causaban confusión entre los mexicanos, fue el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, quien ha planteado un programa de diagnóstico rápido, como se aplica en otros países, para frenar la pandemia.

De la misma forma el gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa, tras solicitar públicamente “un apoyito” del funcionario federal para ese estado, ha desmentido en repetidas ocasiones los datos expuestos por Hugo López-Gatell, no solo en cuanto a las cifras de enfermos y decesos por coronavirus en esa entidad, sino las medidas relacionadas a la prevención de nuevos contagios.

También el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, se ha dicho en contra de las mentiras expuestas por el sub secretario de salud, reclamando enfáticamente que se diga la verdad sobre el avance de la pandemia en esa entidad, a fin de poder fortalecer las medida de seguridad para toda la población de ese estado, que es uno de los que más ha sido castigado por el avance del Covid-19.

Por su parte, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, desmintió públicamente la información de López-Gatell, con relación a que una parte importante de ventiladores mecánicos del IMSS –necesarios para atender a los enfermos por coronavirus- estaban siendo reparados en un centro de esa dependencia en Morelia, evidenciando que la Secretaría de Salud no cuenta con el equipo necesario para encarar la contingencia.

La Estocada de Tv Azteca

El punto álgido de las mentiras del sub secretario López-Gatell fue expuesto por el periodista Javier Alatorre, en su espacio noticioso Hechos, en donde refirió –la noche del pasado 17d de abril-: “como todas las noches, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell encabezó la conferencia sobre el covid-19 en México, pero sus cifras y sus conferencias ya se volvieron irrelevantes. Es más, se lo decimos con todas sus palabras, ya no le haga caso a Hugo López-Gatell”.

La postura de Tv Azteca, a través de uno de sus más influyentes espacios de información, donde en pleno uso de la libertad de expresión se expuso la falta de credibilidad en la que ha caído el doctor López-Gatell, sobre el que se recomendó ya no hacerle caso, apunta a una inminente salida del cargo de ese funcionario, el que evidentemente ha caído en una falta de responsabilidad social y capacidad profesional que afecta directamente a los mexicanos.

La increíble postura de Hugo López-Gatell Ramírez, quien ha confeccionado su propia estrategia en redes sociales pagada con el erario para sostener sus mentiras, es algo que no debe permitir el presidente López Obrador, no solo por el ambicioso deseo político de López-Gatell, quien aspira a ser candidato a la Presidencia de la República, sino porque ha llevado al gobierno de la 4T a una serie de yerros que han cobrado ya la vida de cientos de personas.

Y es que mientras el país se debate en la incertidumbre de la pandemia, con todos los lastres económicos y psicológicos que afectan a la población, López-Gatell se presenta todas las noches, en cadena nacional, para tratar de ser simpático y ganar mediante chistes de mal gusto a una audiencia que se envuelve en la desesperanza.

El presidente López Obrador necesita en estos momentos de la ayuda de todos, y más de su equipo cercano, del que no requiere “cifras alegres”, como lo hace López-Gatell, sino de colaboradores que expongan el panorama sanitario real que permita la ejecución de medidas de contingencia más certeras que ayuden a prevenir contagios y abatir lo más pronto la crisis económica que ya se comienza asomar.

Eso no lo entiende el subsecretario López-Gatell, quien se ha creído la versión de algunos de sus colaboradores, que lo colocan como un hombre de alto impacto popular, y lo han llevado a conspirar en los pasillos de la Presidencia de la República para buscar la titularidad de la Secretaría de Salud, con miras a buscar la temprana candidatura a la presidencia del país.

A los días vamos. Lopez-Gatell está a punto de dejar su cargo, y será recordado no solo como el hombre que quiso ser más popular que el presidente López Obrador, sino como el que conspiró con fines particulares contra el propio presidente, aun costa de cientos de vidas humanas. Será recordado como un traidor a la patria y a los mexicanos por su deficiencia profesional y por maquillar cifras de una realidad que a todos nos duele.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Ángel Metropolitano 203

Siguiente noticia

Ángel Metropolitano 204