Más

Suscribirse

Redes Sociales

Inflación obstaculiza adquisición de productos de la canasta básica

Pixabay
Pixabay

Pedro Hernández Müller

Pese a los constantes discursos que el país va muy bien y que los ingresos de las personas aumentaron, lo cierto es que los mexicanos la sufren a diario para conseguir los productos de la canasta básica, debido a que éstos aumentan sus precios constantemente.

La inflación que se vive en México provoca que el aumento en el salario mínimo no se sienta en el bolsillo, pues de acuerdo con el Instituto Nacional de estadística y Geografía (INEGI) el semáforo nacional de la inflación está en 4.45 por ciento, en su tasa anual.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), José Medina Mora, comentó que el salario mínimo tiene una propuesta de 12.8 por ciento, de aumento y que durante todo el sexenio ha mostrado aumentos significativos, así que de los 207.44 pesos de que consta actualmente el salario, se espera quede en 233.99 pesos, es decir, subirá 8.02 pesos, no obstante, las afectaciones que provoca la inflación son factores que terminan impactando el poder adquisitivo de los trabajadores.

De acuerdo con el empresario, la inflación se convierte en un obstáculo para la meta salarial pues pese a la planeación realizada para obtener la satisfacción del bienestar familiar, mientras no se logre controlar la inflación, será muy difícil cumplir con los objetivos, pero con todo y ello, los esfuerzos no serán menores para llegar al 100 por ciento de aumento necesario.

De manera que, ante la inflación y el constante aumento en los precios, los ciudadanos no pueden aun conseguir todos los productos que debieran adquirir para obtener una alimentación adecuada que conste de frijol, arroz, pasta, atún, aceite, verduras, frutas y lácteos, además de carne, pollo y huevo.

Si bien vemos, en septiembre el costo de la canasta básica pasó de 2 mil 114 pesos por persona a 2 mil 243 pesos, conforme a datos proporcionados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Con todo y la aparición del Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC), las medidas no han sido suficientes y de un día al otro los precios de los productos de la canasta básica suben sus precios, dejando a los ciudadanos indefensos tomando medidas de no comprar el producto o, en su defecto comprar menos cantidad.

PRODUCTOS QUE INCREMENTARON SU COSTO

Cuauhtémoc Rivera, dirigente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), dio a conocer cuáles fueron los productos que incrementaron sus costos en el último mes, y podemos ver que entre los más socorridos encontramos tomate, zanahoria, azúcar, cerveza, huevo, pechuga de pollo, papaya y limón.

De esta forma, hemos visto que la pechuga de pollo mostró un aumento de entre 14 y 16 por ciento, al pasar de 100 hasta 120 pesos el kilogramo.

El tomate mostró aumento de 16.65 por ciento, al pasar de 15 a 18 pesos el kilo. La zanahoria aumentó 21 por ciento, al subir de 16 a 19 pesos el kilo. La azúcar fue uno de los productos que mayor incremento mostró, ya que de 27 pesos que costaba el kilo, ahora su precio mínimo es de 33 por kilogramo.

El huevo, producto de primera necesidad, no tiene límite, de 40 pesos se vende hasta en 52 pesos el kilo.

La papaya, una de las frutas más buscadas, costaba 25 pesos el kilo, y ahora se encuentra hasta en 42 pesos por kilogramo.

Mientras que el limón que costaba entre 25 y 30 pesos mostró altibajos durante todo el mes, llegando a esta incluso a 70 pesos el kilo, por el momento se encuentra en promedio en 35 pesos el kilo.

La cerveza, refrescos, pastelitos empacados y dulces, así como las botanas, mostraron una gran variación, por ejemplo, los rancheritos de Sabritas pasaron de 14 a 16 pesos. Los fritos de 55 gramos subieron de 14 a 15 pesos. El paquetaxo de 44 gramos, costaba 17 y ahora se pagan 18 pesos por la bolsa. La bolsaza, que costaba 22, ahora cuesta 25, es decir, aumentó 3 pesos, al igual que la Comparte, que pasó de 35 a 38 pesos, y la bolsa de Patodos subió de 79 a 82 pesos. Estos precios considerando que la tienda o lugar donde se venden respeten los precios sugeridos, situación que en muy pocos lugares se da, generalmente al precio sugerido le aumentan de 2 hasta 5 pesos, dependiendo de la zona, además de la oferta y la demanda.

Conforme al estudio que presenta la ANPEC realizado en los 32 estados de la República Mexicana con 200 puntos de venta, detalló que aún no se despejan los nubarrones sobre la economía mexicana, que, sumado a los cambios climáticos, se prevé que las sequías y desastres naturales perjudican los campos y por consecuencia las cosechas y los precios de los productos.

Además, hay que considerar que, frente a las fiestas decembrinas, generalmente los precios se elevan, lo cual complicará todavía más el panorama para las familias mexicanas.

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *