Más

Suscribirse

Redes Sociales

Iglesia lusa crea grupo para ayudar a víctimas sin concretar indemnizaciones

La Conferencia Episcopal Portuguesa (CEP) asegura estar “en una nueva fase” y anuncia la creación de un grupo de apoyo a las víctimas de pederastia en el seno de la Iglesia pero no especifica si compensará económicamente a los afectados.

“Entramos ahora en una nueva fase. Estamos empeñados en seguir un camino de reparación y prevención para que sea posible garantizar el debido apoyo a las víctimas e implementar una cultura de cuidado y protección de los menores y adultos vulnerables en nuestros ambientes”, afirmó este jueves la CEP en un comunicado en el último día de una Asamblea Plenaria extraordinaria celebrada esta semana en Fátima.

Durante esta reunión ultimaron también los detalles para la creación del grupo de apoyo a las víctimas de pederastia, que recibirá el nombre de “Grupo VITA” y prevé estar en activo tres años.

“Estará formado por un equipo de profesionales técnicamente competentes y tendrá la misión de acoger, escuchar, acompañar y prevenir situaciones de abuso sexual de niños y adultos vulnerables en el contexto de la Iglesia en Portugal, prestando atención a las víctimas y agresores”, detalló la CEP.

El equipo estará coordinado por Rute Agulhas, psicóloga especializada en Psicoterapia y Psicología de Justicia, y compuesto por tres psicólogos, un psiquiatra, un asistente social y un grupo consultivo de tres expertos en Derecho y análisis estadístico.

Te podría interesar: Jefe de Migración de México se enfrenta a imputación por muerte de migrantes

El Grupo Vita trabajará junto al Equipo de Coordinación Nacional de las Comisiones Diocesanas de Protección de Menores y Adultos Vulnerables de la Iglesia lusa para reforzar el trabajo en las diócesis y “la formación preventiva de los agentes pastorales”, añade el texto.

También está prevista la elaboración de un Manual de Prevención a aplicar en todas las ramas de la Iglesia católica lusa y el fomento de la “cultura de prevención y vigilancia” en los seminarios.

Además, esta semana la Iglesia portuguesa apostó por la continuidad y reeligió al obispo José Ornelas al frente de la presidencia de la CEP.

Ornelas, de 69 años, preside el órgano que representa a los obispos católicos desde 2020 y durante su mandato se impulsó la creación de una comisión independiente para investigar la dimensión de los abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia lusa.

La comisión divulgó su informe final el pasado febrero y reveló que hay al menos 4.815 víctimas de pederastia desde 1950, además de elaborar una lista de sacerdotes sospechosos en activo.

Ornelas también tiene por delante la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que reunirá a más de 1,5 millones de personas en la capital lusa en agosto, con visita del papa Francisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *