Más

Suscribirse

Redes Sociales

Identifican en Brasil una sustancia extraída del veneno de un pez para tratar el asma

Un grupo de investigadores del Instituto Butantan de Brasil identificó una sustancia extraída del veneno de una especie de pez con propiedades antiinflamatorias que se mostró eficaz para tratar el asma, informaron fuentes oficiales.

La proteína fue capaz de reducir en más del 75 % el número de células que, como consecuencia del asma, causan inflamación y daño en los tejidos del pulmón, informó la entidad científica vinculada a la gobernación del estado de Sao Paulo.

Los resultados de un estudio para tratar el asma con la proteína TnP, derivada del veneno del pez sapo de punta pálida (“Thalassophryne nattereri”), conocido popularmente como niquim en Brasil, fueron destacados en un artículo publicado en la última edición de la revista científica Cells.

La proteína fue descrita en 2007 por las inmunólogas Carla Lima y Mónica Lopes Ferreira, investigadoras del Butantan, y sintetizada en laboratorio por el organismo, que la patentó ese mismo año.

Desde entonces diversas investigaciones de la entidad han señalado a la partícula como potencial candidata para tratar con éxito algunas enfermedades inflamatorias crónicas.

En el caso específico del asma, los investigadores realizaron exámenes con un grupo de animales con asma tratados con la partícula, con otro grupo tratado con dexametasona, que es el fármaco usado para combatir la enfermedad, y con un tercer grupo al que se le suministró un placebo.

En los animales tratados con TnP, además de una reducción del 75 % en el número de células que provocan inflación y daños a los tejidos pulmonares, la sustancia redujo en 100 % el número de eosinófilos, que son responsables por la inflamación en la mitad de los pacientes con asma.

El tratamiento con la proteína sintetizada también redujo la hiperplasía de las células bronquiales productoras de moco, algo que los médicos consideran fundamental para aliviar los síntomas del asma.

Al contrario de las terapias convencionales contra el asma, que pueden causar síntomas como taquicardia, agitación y dolor de cabeza, el TnP no tuvo ningún efecto adverso.

El niquim, cuyo veneno es estudiado por el Instituto Butantan desde 1996, es un pez venenoso que habita el litoral del Atlántico entre el nordeste de Brasil y el noroeste de Colombia y que, por esconderse en huecos en la arena y sobrevivir hasta 18 horas fuera del agua, suele provocar accidentes entre bañistas.

El contacto con sus espinas causa un dolor agudo, sensación de quemadura, hinchazón y necrosis de tejidos. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *