Gobierno de Etiopía admite bombardeos contra la capital de la región de Tigray

122 vistas
5 min lectura
Fotografía: EFE

El Gobierno de Etiopía admitió el bombardeo este lunes de Mekele, la capital de la norteña región de Tigray, contra la que mantiene una ofensiva armada desde hace cerca de un año, pero negó que el ataque causara la muerte de civiles, como aseguran los rebeldes tigriñas.

«Hoy (este lunes), las fuerzas aéreas han llevado a cabo con éxito ataques aéreos contra la ciudad de Mekele, dirigidos contra infraestructuras de comunicación y edificios usados por el Frente Popular de Liberación Tigray (FPLT, que gobernaba en la región hasta el estallido del conflicto)», dijo a última hora de ayer la Agencia de Prensa de Etiopía, que depende del Estado etíope.

Según confirmaron a EFE fuentes humanitarias que prefieren permanecer en el anonimato, Mekele sufrió este lunes dos rondas de bombardeos contra varios edificios, tanto en la ciudad como a sus afueras.

Aunque la citada fuente dijo a EFE que era demasiado pronto para confirmar el número de heridos, la televisión regional Tigray TV -que apoya a los rebeldes tigriñas en el conflicto- dijo que 3 civiles murieron a causa de los bombardeos citando a fuentes del Hospital Ayder de Mekele.

Según la cadena de televisión tigriña, el primer ataque tuvo lugar alrededor de las 9.00 hora local y afectó a una pequeña localidad a las afueras de Mekele -donde murieron los 3 civiles- mientras el segundo bombardeo fue sobre el mercado de Adi Haki, en pleno centro de la capital regional.

Además, un dirigente del FPLT, Kindeya Geberehiwot, afirmó a través de Twitter que los aviones bombardearon la zona de Harena, a las afueras de la ciudad, donde se encuentra la fábrica de cemento Messebo, una compañía a la que el Gobierno etíope acusa de apoyar a los rebeldes tigriñas y ofrecerles un espacio para almacenar sus armas.

Según la Agencia de Prensa de Etiopía, sin embargo, «las fuerzas aéreas tuvieron mucho cuidado de no dañar a los civiles en el bombardeo», ya que los ataques aéreos «tuvieron como objetivo infraestructuras que pertenecen al Gobierno pero que habían sido usadas por el FPLT para desmantelar el país».

EFE no pudo verificar estas informaciones debido al corte de las telecomunicaciones impuesto sobre la zona en conflicto.

El portavoz del secretario general de las Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, aseguró este lunes que habían recibido información sobre los ataques aéreos que «tuvieron lugar, parece, en las áreas residenciales de la capital de Tigray».

«Aún estamos tratando de verificar los detalles de los bombardeos, pero estamos muy preocupados por el potencial impacto sobre civiles que viven y trabajan en las áreas afectadas», dijo Dujarric.

Por otro lado, el alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, señaló ayer que la UE esperará la publicación del informe de derechos humanos de la ONU el próximo 1 de noviembre sobre la situación en Tigray para dar «una respuesta adecuada» y empezar a preparar sanciones.

El conflicto se desató el pasado 4 de noviembre, cuando Abiy lanzó una ofensiva contra el FPLT en represalia por un ataque contra una base militar federal.

Desde entonces, miles de personas han muerto, unos dos millones se han visto desplazados internamente en Tigray y al menos 75.000 etíopes han huido al vecino Sudán, según datos oficiales.

Además, casi siete millones de personas afrontan una «crisis de hambre» en el norte de Etiopía por la guerra, según advirtió el pasado mes el Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

EFE

JBR

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Centenares de opositores de la junta militar salen de las cárceles de Birmania

Siguiente noticia

Erupción del volcán de La Palma cumple un mes con 763 hectáreas afectadas