Gana Cabeza de Vaca primer round continúa con inmunidad, pero también con delitos

104 vistas
13 min lectura
Twitter @fgcabezadevaca

Hasta el 30 de septiembre de 2002 el gobernador de Tamaulipas sigue con fuero, pero después podrá ser enjuiciado por Peculado y Defraudación Fiscal

El gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, acusado por la Fiscalía General de la República (FGR) por delitos graves como Peculado y Defraudación Fiscal, parece que se saldrá con la suya y podrá evitar el procesamiento penal y la cárcel, al menos hasta el próximo 30 de septiembre de 2022, fecha en la que concluye su periodo de gobierno.

La inmunidad judicial del gobernador de Tamaulipas quedó intacta después de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desechara, este pasado fin de semana, la controversia constitucional presentada por el Congreso Local de Tamaulipas, en la que se pedía que se analizara qué instancia tenía razón jurídica sobre el fuero constitucional del gobernador.

El archivo de dicha controversia, que fue enviada a galeras por la SCJN bajo el expediente 50/2021, hace que el caso de García Cabeza de Vaca quede en su estado original, con su inmunidad judicial intacta y con la vigencia de su fuero constitucional que le impide ser procesado por cualquier tipo de delitos, mientras se mantenga en el cargo de gobernador.

Hay que recordar que el pasado 30 de abril Francisco Javier García Cabeza de Vaca, fue sometido a un Juicio de Procedencia por parte de la Cámara de Diputados federal, en donde por mayoría se decidió retirarle el fuero constitucional a fin de que la FGR pudiera actuar penalmente contra él.

Sin embargo, se consideró erróneamente que el Juicio de Procedencia de los Diputados Federales era suficiente para retirarle el fuero constitucional al gobernador de Tamaulipas, cuando esa determinación correspondía solo al Congreso Local del Estado de Tamaulipas, el que asumió su papel y optó por mantener el fuero al gobernador García Cabeza de Vaca.

Bajo ese tenor, al estar clarificado el tema, la SCJN consideró que no existía materia de análisis para determinar a qué Cámara de Diputados, si a la federal o a la local de Tamaulipas, le correspondía la decisión sobre el fuero, por lo que decidió archivar la controversia y con ello ratificar que García Cabeza de Vaca tiene pleno uso del fuero constitucional.

Con esta decisión de la SCJN se inhabilita la posibilidad de procesamiento penal contra el gobernador García Cabeza de Vaca, por lo que no podrá ser detenido y menos encarcelado, pese a que la FGR cuente con una carpeta de investigación por los supuestos delitos de Peculado y Defraudación Fiscal.

Es más, considera el abogado penalista Rafael Durán, al contar García Cabeza de Vaca con la ratificación de su fuero constitucional, “ni siquiera puede ser objeto de una investigación subrepticia por parte de la Fiscalía (General) de la República”, pues si está se llevara a cabo “podría ser nula de origen y desechada por cualquier juzgado que pudiera conocerla posteriormente”.

Con la decisión de la SCJN es evidente que Francisco Javier García Cabeza de Vaca ha ganado al menos el primer round a la FGR, lo que coloca contra las cuerdas no solo a la FGR, sino a la Unidad de Inteligencia Financiera (IUF) del gobierno federal, las que ahora se ven atadas de manos para continuar cualquier investigación que cause efecto penal contra el mandatario de Tamaulipas.

ILÍCITOS PENALES

Sin embargo, eso no obsta para que en el haber de García Cabeza de Vaca existan una serie de ilícitos de tipo penal, por lo que podría ser juzgado una vez que concluya su periodo al frente del gobierno de Tamaulipas, pues de acuerdo a fuentes de la oficina de la Administración de Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos, al día de hoy existen al menos dos investigaciones en curso que lo relacionan con ilícitos de Lavado de Dinero y Asociación Delictuosa con un cártel mexicano de las drogas.

En la primera de las investigaciones hechas por la DEA, la que se mantiene en reserva justamente a la espera de que concluya el periodo de gobierno de García Cabeza de Vaca, a este se le relaciona con el exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, quien hoy está preso y acusado de haber protegido al Cártel del Golfo, con el que se coludió para trasegar drogas hacia Estados Unidos.

En esa investigación de la DEA, se establece que por instrucción de Tomás Yarrington, el propio García Cabeza de Vaca aceptó dinero del Cártel del Golfo, entonces dirigido por Osiel Cárdenas Guillén, esto para financiar su campaña política para ser presidente municipal de la Ciudad de Reynosa, a mediados de 2004.

Según esta investigación de la DEA, Francisco Javier García Cabeza de Vaca aceptó por lo menos 5 millones de pesos del Cártel del Golfo, dinero que fueron entregados por conducto de uno de sus colaboradores, de nombre Antonio Peña Argüelles, quien fue detenido por la DEA y se acogió al programa de Testigos Protegidos del gobierno norteamericano.

De acuerdo a la versión de Peña Argüelles, el Cártel del Golfo no solo estuvo detrás de su encumbramiento como alcalde de Reynosa, sino que también le apoyó financieramente durante su campaña electoral para alcanzar un escaño en el Senado de la República; en dicha campaña el equipo de García Cabeza de Vaca contó con seguridad personal proporcionada por el Cártel del Golfo.

Entre los miembros del Cártel del Golfo que tuvieron relación con García Cabeza de Vaca, tanto como alcalde de Reynosa como cuando fue senador –se destaca en la investigación de la DEA–, se encuentran Julián Manuel Loisa Salinas, El Comandante Toro; Pánfilo Moreno Flores, El Comandante Pánfilo; Francisco Carreón Olvera, El Pancho Carreón; Luis Reyes Enríquez, El Rex; Omar Lorméndez Pitalua, El Z-9; Juan Pablo Pérez García, El Bravo 1, y Rogelio Díaz Cuéllar, El Rojo.

En la segunda investigación de la DEA, que se mantiene viva solo en espera de que el gobernador Cabeza de Vaca deje su cargo, se le relaciona con el asesinato de un presunto delincuente: Héctor Adrián Lucio Benavidez, mejor conocido como La Yegua, cuya ejecución se atribuye a una orden directa de Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

Este asesinato que ocurrió el 3 de septiembre de 2018, cuando García Cabeza de Vaca ya era gobernador de Tamaulipas, y según se establece en la investigación de la DEA, obedeció a una venganza del góber, porque La Yegua había secuestrado a Raúl Alejandro Monje Castillo, primo de Cabeza de Vaca.

Pero aparte de esas investigaciones de la DEA, también existen las indagatorias criminales que hasta hoy han realizado la FGR y la UIF, en las que se establecen elementos para fincar la responsabilidad de Peculado y Lavado de Dinero por al menos 951 millones de pesos, los que podrían provenir de actos delincuenciales o de sustracción de las arcas oficiales del gobierno de Tamaulipas.

La principal línea de investigación sobre la que han trabajado la FGR y la UIF es la mansión que Francisco García Cabeza de Vaca se mandó construir junto al río Soto La Marina, en un rancho que se extiende sobre una extensión de más de 264 hectáreas, con un valor de 60 millones de pesos.

Esta mansión, tipo chalet suizo, fue comprada a través de la empresa Productora Rural Agropecuaria CAVA S.A., de la que son socios su esposa, Mariana Gómez Leal; su madre, María Lourdes Cabeza de Vaca; su hermano, el senador Ismael García Cabeza de Vaca, y la esposa de este, Evelyn Laimeé Rodríguez García.

De acuerdo a la investigación de la UIF, a García Cabeza de Vaca también se le encontró que solo el año pasado (el 2020), registró ingresos económicos en sus cuentas bancarias por el orden de los por 42 millones 936 mil millones de pesos, pero sus ingresos reales solo fueron de6 millones 694 mil pesos, en donde resulta una diferencia inexplicable de 36 mil 938 mil pesos.

En las investigaciones de la UIF también resalta una cuenta bancaria encontrada a nombre de Francisco Javier García Cabeza de Vaca, en la que hay 49 millones 936 mil pesos con 272 pesos y 75 centavos, en donde llama la atención que solo entre mayo a diciembre del 2019 se recibieron más de 15 millones de pesos en depósitos.

Por esa razón se estima que el procesamiento penal del gobernador de Tamaulipas solo es cuestión de tiempo, y que aun cuando hasta el 30 de septiembre del 2022 no se le podrá detener, aún está reservado su destino judicial, pues a partir de ese momento podría ser llamado a cuentas ante la justicia.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

López Obrador pide a a la Suprema Corte aclarar situación de gobernador de Tamaulipas

Siguiente noticia

Segunda semana de escalada bélica entre Israel y Palestina