Más

Suscribirse

Redes Sociales

Fiscalía tunecina mantiene en libertad a periodistas acusados de difamación

La Fiscalía tunecina decidió mantener en libertad a dos periodistas acusados de difamación y “perseguidos de manera abusiva” tras destapar varios casos de corrupción que involucran al Ministerio de Asuntos Religiosos, reveló hoy Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Los periodistas Monia Arfaoi y Mohamed Boughalleb, a los que se les acusa además de “asociación delictiva”, comparecieron por segunda vez en una semana ante la brigada criminal después de una denuncia presentada por el ministro de este departamento, Ibrahim Chaibi.

Boughalleb reveló en una emisora de radio que un vehículo de lujo incautado por la Aduana había sido asignado a este responsable de manera irregular. Por su parte, Arfaoui es imputada por un artículo publicado en el diario Assabah sobre las irregularidades cometidas en la organización de la peregrinación a La Meca así como malversación de dinero público y favoritismo con familiares del ministro.

“Es una nueva ilustración de la deriva autoritaria del poder tunecino que intenta restringir la libertad de expresión y forzar a los periodistas a la autocensura. Esta regresión es inaceptable en vista del importante progreso que se había logrado después de la revolución”, señaló días antes el representante de RSF en el Magreb, Khaled Drareni.

El Sindicato Nacional de Periodistas Tunecinos (SNJT) exigió hoy de nuevo la retirada del decreto 54 contra la cibercriminalidad, aprobado el pasado septiembre por el mandatario, Kais Said, que castiga con hasta diez años de cárcel la difusión de noticias “falsas” y “rumores”. En este sentido, condenó el “asedio contra periodistas arrastrados ante brigadas de investigación y tribunales” por el simple ejercicio de su profesión.

Desde su llegada al poder en 2019, Said ha enarbolado la lucha contra la corrupción como uno de los pilares de su mandato y ha justificado el hecho de arrogarse plenos poderes en julio de 2021 como una “rectificación” del proceso revolucionario, desviado según él por una élite económica y política corrupta.

Túnez cayó 21 posiciones en la clasificación mundial de libertad de prensa, uno de los grandes logros de la revolución, hasta situarse en el puesto 94 de un total de 180 países, según el informe anual de Reporteros Sin Fronteras. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *