Más

Suscribirse

Redes Sociales

Familias en aprietos Canasta básica, por las nubes

Siete de cada 10 mexicanos no cuentan con los recursos necesarios; inflación alimentaria, a la alza

Debido a la inflación alimentaria, en verdaderos aprietos se encuentran los hogares mexicanos, toda vez que el dinero ya no alcanza ni siquiera para adquirir los alimentos de la canasta básica, mismos que se supone, no se elevarían los precios, y en realidad las amas de casa ya no saben cómo hacerle para “estirar” el gasto, pues cada vez que acuden a comprar, los productos han aumentado de costo.

Conforme a lo señalado por Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, son siete de cada diez mexicanos los que se encuentran sin recursos suficientes para comprar su canasta básica.

La inflación alimentaria en junio alcanzó 11.7% y a lo largo del mes, los productos con mayor alza en sus precios fueron la papa, naranja, pechuga de pollo, tortillas, aguacate, jitomate, aceite, gasolina, gas LP, así́ como la energía eléctrica, entre otros, al grado que el kilo de huevo lo podemos encontrar en 80 pesos, el aguacate en 120, la papa en 35 y la cebolla en 40.

Mencionó que se trata de más de dos años con una inflación creciente, sostenida, que hoy abate dramáticamente el poder adquisitivo de la gente en su zona geográfica.

Para este mes, se reporta la variación de precios de los productos esenciales de la canasta básica que se registró́ de junio a julio, en el cual, el sondeo de mercado refleja variación de más de 3.62% y los precios que más se elevaron fueron los de los productos agropecuarios.

Incrementándose también gasolinas, diésel, gas y energía eléctrica, y fueron las bebidas que por circunstancias estacionales y de producción, también vieron aumentos de manera importante en sus precios.

AUMENTO Y DESABASTO

Las amas de casa siguen sufriendo las de “Caín” para resolver el abasto que sus familias demandan para su manutención, aunado a ello, hay que ver que, en algunas partes del país, además del aumento existe el desbasto, lo que complica todavía más la situación.

Los granos, el aceite vegetal, las harinas, el bolillo y pan de dulce, las tortillas, la leche, la carne de res, la de puerco y la proteína del mar, todos estos productos sin excepción, están situándose cada vez más fuera del alcance de importantes segmentos de la población.

Cabe recordar que en lo que a granos y frutos secos se refiere, estos han presentado altos costos como en el caso de la nuez, cuyo precio anteriormente era de 220 pesos el kilo, y ahora se encuentra entre los 300 y 340 el kilogramo. Las pasas, eran un producto de bajo costo, situación que cambió radicalmente.

En comparativo con Estados Unidos, aunque en el vecino del Norte la inflación es más alta, con 8.6% a diferencia de la nuestra de 7.99%, su poder adquisitivo es mayor por lo que el impacto inflacionario es menor.

Cabe señalar que, de los 127 millones de mexicanos, 64 millones viven en la pobreza y pobreza extrema, que aún y con los aumentos salariales, la familia mexicana de 4 miembros promedio debe hacerse vivir con un salario de 9 dólares diarios.

Es por ello, que de acuerdo con una encuesta realizada entre pequeños comerciantes y tienditas, señalan que la mayoría de los consumidores han hecho a un lado la compra de productos más caros, o en su defecto, compran menos cantidad, como es el caso del huevo, aceite, azúcar, frijol, pan de caja, frituras, refresco y hasta detergente en polvo como el jabón Roma o Blanca Nieves, que anteriormente eran considerados de los más económicos y ahora, son de los más caros con precios que anteriormente eran de 18 a 22 pesos por kilo, ahora su costo es de 45 a 48 pesos la bolsa de un kilo, de manera que al ver el comparativo, se muestra claramente los apuros que pasa una ama de casa para cumplir hasta con la limpieza del hogar.

Cabe recordar que el gobierno federal elevó el número de productos de la canasta básica, con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria de los mexicanos, por lo que actualmente estos son los productos que integran la canasta alimenticia: Maíz, frijol, arroz, azúcar, harina de maíz enriquecida, aceite vegetal, atún, sardina, leche el polvo, chiles envasados, café soluble, sal de mesa, avena, pasta para sopa, harina de trigo, chocolate, galletas Marías, de animales y saladas, lentejas, jabón de lavandería, jabón de tocador, papel higiénico, detergente en polvo, crema dental, carne de res, carne de puerco, carne de pollo, tostadas, pan de caja y de dulce, huevo fresco, pescado seco, agua purificada, golosina de amaranto, cacahuate etc., jamaica y tamarindo naturales, frutas deshidratadas, puré de tomate envasado, concentrados sin azúcar para elaboración de bebidas, gelatina, garbanzos, chícharos y soya, cuadro básico de frutas y verduras y pilas.

Como sabemos, estos productos son los considerados para satisfacer las necesidades primordiales de la familia, mientras que en lo referente a la alimentación son los básicos para aportar los requerimientos mínimos para la nutrición esencial de un individuo.

Los últimos resultados, arrojan que, de esta canasta, fueron, en promedio, 19 productos los que aumentaron de precio y siete los que bajaron, en este último mes, de acuerdo con lo reportado por Juan Carlos Anaya, director del Grupo Consultor de Mercados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *