Más

Suscribirse

Redes Sociales

Fallece a los cien años Gershon Edelstein, rabino de la comunidad ultraortodoxa judía de Israel

Gershon Edelstein, rabino e importante líder religioso de la comunidad ultraortodoxa judía de Israel, murió a los cien años.

Esta tarde se celebra un funeral en su honor en la localidad israelí de Bnei Brak en el que se espera que asistan cientos de miles de personas para decirle el último adiós.

Edelstein estaba ingresado desde hace días por problemas de salud derivados de su edad y su muerte ha causado un gran impacto entre muchos judíos religiosos de Israel, que suelen tener como referencia espiritual a los rabinos ancianos de la comunidad.

Era el líder de la comunidad ultraortodoxa lituana -con cientos de miles de miembros- y jefe de una importante yeshivá (escuela de estudio judío) llamada Ponevezh.

También era uno de los referentes espirituales de Deguel Hatorá, una de las dos facciones que integran el partido Judaísmo Unido de la Torá.

Esta formación representa a ultraortodoxos ashkenazíes -de origen europeo- y actualmente es uno de los socios que forman parte del Gobierno de coalición israelí encabezado por Benjamin Netanyahu.

“Hoy, el mundo de la Torá, junto a todo el pueblo de Israel, ha perdido un líder sabio y renombrado”, lamentó el primer ministro en un comunicado en el que transmitió sus “sinceras condolencias” a la familia del rabino.

El presidente israelí, Isaac Herzog, transmitió también su pésame y remarcó que Edelstein fue “un líder espiritual de enorme estatura”, con gran influencia entre las generaciones actuales y las futuras.

Edelstein se convirtió en líder religioso de su comunidad en marzo del año pasado, tras fallecer otro rabino anciano, Jaím Kanievsky.

Nació en 1923 en la Unión Soviética -en un lugar de Rusia que actualmente hace frontera con Bielorrusia- y emigró en 1934 al antiguo Mandato Británico de Palestina (1922-1948) para acabar instalándose en la ciudad de Bnei Brak. Esta es hoy uno de los grandes bastiones ultraortodoxos de Israel, en el centro del país.

Está previsto que en su funeral -que se hará en esta misma localidad- participen cientos de miles de religiosos, ante lo que se han empezado ya a cortar calles y carreteras al tráfico. La Policía ha desplegado a unos 2.000 agentes para supervisar la seguridad durante la masiva procesión funeraria. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *