Más

Suscribirse

Redes Sociales

Extranjeros perniciosos

México es un país que arropa con cariño a los extranjeros; lo que resulta a todas luces injusto, es que, a muchos de esos extranjeros se les puede considerar perniciosos, sólo vienen a causar daños.

Diversidad de grupos provenientes de todo el planeta han encontrado en México su hogar y el trato que han recibido es sumamente acogedor. Destaca la gran cantidad de españoles que vinieron en busca de mejores condiciones de vida, las encontraron y se arraigaron en forma absoluta.

Hoy por hoy, la Colonia española es inmensa, pero más aún debemos subrayar dentro de la misma, los destacados españoles que llegaron como consecuencia de la Guerra Civil en aquellas latitudes, notables profesionistas, brillantes médicos de altísima calidad, abogados, ingenieros, etcétera, quienes aumentaron en México el mundo de la cultura y la ciencia.

También destacan aquellos cuya religión es el judaísmo, y han encontrado en nuestro territorio su lugar para desarrollarse, demostrando su sentido emprendedor e indiscutible disposición para participar en el desarrollo económico del país.

De igual forma, no podemos olvidar grupos libaneses, árabes y de otros países asiáticos que han sido bien recibidos en México. Por supuesto no podemos olvidar a los chinos y recientemente grupos coreanos. De igual manera sudamericanos, en particular quienes han sido perseguidos por regímenes tiránicos y nuestro país fue su mejor refugio.

En la caída de Salvador Allende, centenares de chilenos llegaron a nuestras tierras y fueron tratados con excesiva amabilidad, les otorgaron trabajo, inclusive en mejores condiciones que a nuestros connacionales, algo nada deseable ya que todo debe de tener un término medio y justo.

Los que si han tenido algunas incorreciones, son nuestros hermanos argentinos, no todos, pero muchos de ellos, son personajes perniciosos y abusivos, afectos al fraude y al engaño. En sí, la personalidad de algunos es desagradable, son déspotas, se consideran superiores y al final toman actitudes ofensivas, agresivas y reproblables, inclusive llegan a despreciar a los nuestros, siendo afectos a la discriminación.

Ellos, insistimos, los menos, son personas poco agradables, refiriéndonos a aquellos que están en México, ya que cuando se visita aquel país, sorprende por la calidad de los habitantes de las tierras de Sarmiento. Debemos concluir que los argentinos perniciosos, son los que en México nos laceran y eso es precisamente lo que no se debe permitir.

Hay grupos extranjeros que laceran y lastiman a mexicanos, los discriminan, se muestran soberbios en extremo y lamentablemente las autoridades no actúan como es debido, permitiendo arbitrariedades de toda naturaleza.

Los extranjeros deben ser bienvenidos y poseedores de todos los derechos, pero jamás se les debe considerar superiores a ningún mexicano. Es imprescindible el principio de igualdad, pero, sobre todo, impedir que ningún proveniente de otro país atente contra los derechos de quienes han nacido en México.

En el caso de quien quiera residir por tiempo indefinido, se le debe de exigir que conozca nuestras leyes y se comprometa a respetarlas y no llegar, como fue el caso de un alto funcionario de una empresa internacional, que cínicamente declara que no conoce las leyes mexicanas y no le importa conocerlas. Nótese la soberbia con la que se conduce, pero más aún, asume actitudes que solo pueden calificarse como indeseables.

Hay extranjeros perniciosos que incitan al robo, fraude, etcétera, pero hay otros funcionarios de empresas internacionales que actúan perversamente y es donde debe actuar el inservible y deleznable Instituto Nacional de Migración, cuyo titular, resulta todo un “pájaro de cuenta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *