Más

Suscribirse

Redes Sociales

Exigen que cumplan derechos de manifestantes detenidos en universidad de Lima

La CIDH pide al Estado peruano rendir cuentas sobre el desalojo universitario

Familiares y simpatizantes de las más de 200 personas detenidas este sábado en el desalojo policial del campus de la Universidad Mayor de San Marcos (UNMSM) de Lima se reunieron en la Central Operativa de Investigación Policial (Dirincri) para exigir respeto a los derechos de los manifestantes antigubernamentales.

“Hemos venido acá en calidad de ciudadanos porque hemos constatado en el día de hoy una gravísima violación a los derechos humanos. Se ha atentado en contra de la autonomía universitaria y también la Policía ha ingresado sin orden judicial, sin presencia de fiscal alegando una supuesta flagrancia. No es solamente ilegal, es absolutamente ridículo”, afirmó a EFE Jesús Vázquez, uno de los congregados.

El fiscal superior provisional y coordinador Nacional de las Fiscalías en Prevención del Delito, Alfonso Barnechea, anunció a los medios en las puertas de la universidad que fueron 200 personas las detenidas en el operativo y llevadas a diferentes instalaciones policiales.

Después del desalojo varios buses con los detenidos se dirigieron a la Central Operativa de Investigación Policial para mostrar su apoyo a los detenidos y exigir que se respeten sus derechos, en especial el de defensa.

“Hemos estado acá abogados y ciudadanos reclamando por ellos y lo único que hemos recibido es represión por parte de la Policía. Es una absoluta vergüenza y como ciudadanos, no como abogados, estamos acá para manifestarnos en contra de este Gobierno que ya está demostrando ser algo muy parecido a una dictadura”, señaló Vázquez respecto al cordón policial que rodeaba la concentración de personas.

“La eliminación absoluta de derechos es solamente de regímenes autoritarios”, añadió.

Algunas de las proclamas de los manifestantes fueron “Detenidos libertad”, “El pueblo no se rinde carajo”, “Dina, asesina, el pueblo te repudia”, que gritaron a la espera de que dejaran acceso de abogados.

Una egresada de la Universidad Mayor de San Marcos, Dina Quispe, relató a EFE que las detenciones se habían producido de forma arbitraria y sin la presencia de un fiscal.

Negó que hubiera ocurrido un robo por parte de manifestantes a equipos de seguridad de la universidad como afirmó el propio centro y el Gobierno, lo que provocó el desalojo este sábado, y afirmó que este material “había sido infiltrado”.

“Nosotros nos hemos mantenido organizados, hemos estado repartiendo alimentos a los compañeros que habían venido de regiones y ayer no hubo ningún disturbio. Pero sabíamos que había una intención de la Policía de reprimirnos y sacarnos de la universidad y así se ha dado”, denunció Quispe.

Explicó que entre los detenidos hay estudiantes que viven en residencias, que durante horas han estado sin presencia de abogados y que hay una niña dentro de la delegación policial.

John Flores, otro abogado, espontáneamente declaró a EFE que es sanmarquino de formación y no puede dejar su casa de estudios así abandonada.

“Han sido detenidos injustamente. No los pueden detener de esa manera, no se que delito les imputan. Esto es una dictadura como en los años noventa, no hay otra explicación”, dijo entre la multitud.

EFE

JBR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *