Más

Suscribirse

Redes Sociales

Exhiben en CDMX el oasis de los videojuegos independientes, experimentales y activistas

El Centro Multimedia del Centro Nacional de las Artes (Cenart) de México estrenó la exposición de videojuegos “Oasis”, en la que se muestran 13 juegos que cuentan historias sobre activismo medioambiental o historias personales, como el aborto o el suicidio.

El proyecto, realizado por la Secretaría de Cultura de México junto a la Acción Cultural Española y la Universidad de Diseño, Innovación y Tecnología (UDIT) de Madrid, estará disponible hasta el 11 de junio en la Galería de Arte Electrónico Manuel Felguérez del Cenart.

“Es un circuito paralelo al mainstream (corriente mayoritaria) que se conoce de las consolas. Videojuegos independientes, experimentales, artísticos, que están trabajando otras historias y desde otros lugares”, dijo en entrevista con EFE María Luján Oulton, curadora de la muestra.

Uno de los objetivos de la exposición es repensar algunas certezas que existen sobre los videojuegos y rediseñar sus reglas.

Los videojuegos, indicó Oulton, son considerados como algo de niños y relacionados con la violencia, y sus jugadores suelen ser víctimas de prejuicios.

“El estereotipo del ‘gamer’ aislado en su cuarto y viviendo a patatas fritas. Y no, todos jugamos”, ejemplificó.

Las salas albergan distintas clases de videojuegos producidos en México, Argentina, España, Francia o Canadá, especialmente experimentales, independientes y “art games”, aquellos relacionados con las expresiones artísticas, que el visitante puede probar.

La muestra divide los videojuegos en cuatro nodos temáticos, y permite experimentar con todos ellos: narrativa, activismo, afectos e inmersión.

Por ejemplo, entre los activistas destaca “Atuel”, un videojuego documental e interactivo argentino que narra la historia del río homónimo a su paso por la localidad de Mendoza (Argentina), así como los problemas ambientales que afronta.

Los inmersivos, que se juegan con gafas de realidad virtual, permiten conocer las historias de los pepenadores mexicanos -personas que trabajan clasificando y separando la basura para posteriormente vender las partes reciclables- o una mujer que abortó.

“Solo” recrea los peligros que sufren las mujeres al caminar de noche y sin compañía por las ciudades, y “Lie in my heart” cuenta la historia de una madre familia que se suicidó.

“Un videojuego puede ser pedagógico, en el contenido o en la forma en la que se utiliza”, defendió la curadora.

“Oasis”, que ya fue expuesta en la UDIT en junio de 2022, incluye un programa de actividades paralelas como charlas, talleres y exhibición de documentales en las que participarán diversas universidades e instituciones mexicanas. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *