Más

Suscribirse

Redes Sociales

Exauditores financieros del Vaticano pedirán 9,3 millones por daños en juicio

El exauditor general del Vaticano Libero Milone y su adjunto Ferruccio Panicco, destituidos en 2017, reclamarán a la Santa Sede una indemnización por daños y perjuicios de 9,3 millones de euros en un juicio que comienza este miércoles.

La primera audiencia del proceso iniciado por los exauditores será el próximo 25 de enero a las 16.30 horas locales (15.30 GMT) en el Tribunal del Estado de la ciudad del Vaticano.

Milone, con una amplia experiencia en el ámbito financiero, había sido nombrado en mayo de 2015 por el papa Francisco como primer revisor de las cuentas de la Santa Sede con el objetivos de supervisarlas y dotarlas de una mayor transparencia.

En junio de 2017, el Vaticano decidió destituirle, junto con su colaborador Panicco, alegando que se extralimitó en sus funciones e investigó ilegalmente la vida privada de algunos exponentes del estado pontificio.

Los dos exauditores reclamarán una indemnización de 9.278.000 euros por daños y perjuicios a la Secretaría de Estado vaticana, dirigida por el cardenal Pietro Parolín, y a la oficina del Revisor General.

Por otro lado, el Vaticano investiga desde la primavera de 2022 a Milone por malversación de fondos.

En esta guerra judicial, Milone y su colaborador Panicco sostienen que fueron obligados a dimitir y han sacado adelante esta demanda con la intención de “esclarecer lo que pasó y obtener una justa compensación por los daños sufridos”, según declararon a los medios.

Los dos expertos impugnan la validez de las “dimisiones extorsionadas” y acusan al entonces sustituto en la secretaría de Estado, el cardenal Angelo Becciu, de apartarlos después de que descubrieran ilegalidades en las finanzas vaticanas.

Precisamente Becciu es el principal imputado en otro juicio en el Vaticano que estudia presuntas irregularidades y la compraventa fradulenta de un edificio en Londres, junto con otras nueve personas, entre empresarios y administradores de la Santa Sede. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *