Más

Suscribirse

Redes Sociales

Estados Unidos posee los mayores índices de pobreza en el mundo

El país del norte que se ha destacado por su liderazgo científico y militar y que es considerado como el más rico del mundo, cuenta con alrededor del 12 por ciento de su población en niveles paupérrimos.

Según el último Censo (2018) del nivel socioeconómico realizado en Estados Unidos, el 12 por ciento de su población se mantiene en estado de pobreza, es decir, 41 millones de personas, de los cuales, 18.5 millones son pobres extremos y los niños representan uno de cada tres pobres.

Asimismo, el 65 por ciento de los estadounidenses vive con lo exacto para poder cubrir sus gastos mensuales y no pueden ahorrar ni un dólar ni cubrir emergencias de salud, accidentes, incrementos de la renta o los efectos de la inflación.

Según un estimado de la Reserva Federal –lanzado en 2019– alrededor de 26.5 millones de personas cuentan con dos trabajos; cifras que son mayores porque no contemplan a los inmigrantes indocumentados y a quienes realizan trabajos temporales.

“Los nuevos pobres se multiplican porque las oportunidades en el mercado laboral tienden a ir a personas con títulos universitarios y que se han beneficiado del crecimiento económico, algo que no se ha compartido hacia abajo de la escala de ingresos o educativa”, manifestó Christopher Wimer, codirector del Centro sobre Pobreza y Política Social de la Universidad de Columbia.

LOS SIN TECHO

Fuente: Unsplash

Una muestra irrefutable de la tragedia de la pobreza vivida en Estados Unidos es la cantidad de campamentos y estacionamientos donde la gente vive en sus autos o en carpas;

McPherson Square, es un parque público, ubicado a dos cuadras de la Casa Blanca, que forma parte de los 95 espacios que han formado las personas sin hogar en Washington.

Según el último Censo, la capital estadounidense tiene 671 mil habitantes, pero 4 mil 400 no cuentan con vivienda, es decir, viven donde pueden; sin embargo, esta cifra es criticada por los voluntarios que reparten comida en estas “micro comunidades” como las han denominado porque ellos consideran que los números son más abultados.

“Estamos siempre en modo de supervivencia, tenemos que pensar cómo vamos a comer, dónde nos vamos a bañar, dónde vamos a ir al baño, cómo protegernos, asegurarnos que no nos roben mientras dormimos; así es todos los días”, declaró Carlos Carolina, quien vive en las calles de la ciudad desde hace varios años.

“El precio de la vivienda es exagerado en Washington y muchas personas se están dando cuenta que no pueden pagar sus alquileres y que necesitan algunos subsidios o ayuda; además, la privatización constante de la vivienda pública hace crecer el problema”, expresó Reginald Black, quien vivió más de una década en la calle y que actualmente es Director de Promoción de la organización “Fairness Coalition” que defiende los derechos de las personas sin techo.

LA IMPARABLE INFLACIÓN

El estudio publicado por Christopher Wimer, codirector del Centro sobre Pobreza y Política Social de la Universidad de Columbia, junto a investigadores de la misma casa de estudios, proyectó que, de no haberse repartido la ayuda gubernamental durante la pandemia de la Covid-19, la tasa de pobreza en Estados Unidos habría saltado del 12 por ciento a más del 16 por ciento en la actualidad.

Asimismo, el análisis mensual (julio 2022) de la Oficina Federal de Estadísticas Laborales del gobierno estadounidense, que mide los cambios en los precios promedio de los bienes de consumo básicos, reveló que la inflación aumentó un 8.5 por ciento entre julio de 2021 y julio de 2022; algo que se ha mantenido incrementándose en el tiempo y que, al ser contrastado con el estado de los sueldos, muestra un gran problema sistémico.

Además, el reporte del Lending Club Corporation, publicado a inicios de 2023, indica que “el aumento de precios ha significado que cada hogar estadounidense deba pagar mensualmente 460 dólares más para vivir como lo hacía hace un año; pero los salarios no han crecido al mismo ritmo que la inflación récord que vive el país”.

“Los programas de bienestar social que el gobierno implementó en las últimas décadas, como los cupones de alimentos o el seguro de desempleo, le han permitido reducir en algunos puntos su tasa de pobreza, pero son limitados”, indicó Christopher Wimer.

“El entonces –fines de 2017– relator especial de la ONU para Extrema Pobreza y Derechos Humanos, Philip Alston, dijo que los Estados Unidos era uno de los países más ricos, poderosos y tecnológicamente innovadores del mundo; pero ni su riqueza ni su poder ni su tecnología se están aprovechando para abordar la situación en la que 40 millones de personas continúan viviendo en la pobreza”, recordó Wimer.

(CON INFORMACIÓN DE LA AGENCIA EFE Y EL CANAL DE NOTICIAS ALEMÁN DW)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *