Más

Suscribirse

Redes Sociales

Estados Unidos advierte de consecuencias si Kosovo y Serbia no reducen las tensiones

El Gobierno de Estados Unidos exigió este jueves una inmediata desescalada de la tensión entre Serbia y Kosovo, a cuyas autoridades advirtió sobre las “consecuencias” si no cooperan con la comunidad internacional.

“Lamentablemente, tenemos una nueva escalada sobre las escaladas previas que crean una difícil situación para toda la región, no sólo para Serbia y Kosovo”, dijo el subsecretario de Estado, Gabriel Escobar, en una rueda de prensa telemática.

Pidió a los dos países que den pasos para calmar la situación y advirtió que “un país y un líder no determinarán el curso de la estabilidad regional y europea” y que “quienes rechazan la cooperación con los socios, verán consecuencias”.

Las tensiones entre las partes aumentaron esta semana con la detención por parte de Serbia de tres policías especiales kosovares, supuestamente en territorio serbio, lo que Pristina calificó como un “secuestro”.

En respuesta, Kosovo ha prohibido la entrada a su territorio de camiones con matrícula de Serbia y otros vehículos que transportan mercancías serbias.

“Deberían retirar la prohibición de las mercancías serbias y el cierre de la frontera para algunos tipos de vehículos”, dijo Escobar hoy y advirtió que se trata de una “escalada innecesaria añadida sobre la actual escalada”.

Estados Unidos sigue “con atención” el caso de los policías arrestados pero aún se esperan más informaciones al respecto para establecer los hechos.

No obstante, indicó que “está claro que esos policías no querían estar en Serbia, por lo que deberían ser liberados”.

En Serbia, la Justicia ha decidido mantener en detención a los policías para una investigación por sospecha de posesión ilegal de armas.

La detención se produce en un momento de la ya elevada tensión entre Kosovo y Serbia por el rechazo de los serbokosovares a aceptar alcaldes albanokosovares en los cuatro municipios norteños donde se concentra la minoría serbia de Kosovo, mayoritaria en esa zona.

Los alcaldes fueron elegidos en abril pasado en elecciones boicoteadas por los serbios, que protestan a diario frente a los ayuntamientos de tres de esos municipios.

Los mayores disturbios, con 80 heridos, entre ellos 30 soldados de la OTAN, se produjeron el 29 de mayo entre los manifestantes serbios y soldados de la misión de la OTAN en Kosovo (KFOR).

Según Escobar, alcaldes albanokosovares deberían ejercer sus cargos en otras instalaciones y la policía especial debería retirarse de los alrededores de los Ayuntamientos, mientras que los agresores de los soldados de KFOR deben ser procesados, para organizar así nuevas elecciones con participación incondicional de los serbios.

Durante una protesta hoy frente al ayuntamiento de la localidad de Leposavic, varios periodistas albanokosovares fueron agredidos, denunció la Asociación de Periodistas de Kosovo.

Un fotógrafo de la televisión pública RTK fue atacado y su cámara fue dañada, y según contaron los periodistas, varios de ellos fueron atacados a pedradas por los manifestantes serbios.

Kosovo, poblada por una gran mayoría de albaneses, proclamó en 2008 su independencia, que Belgrado no reconoce.

En un intento de desescalada, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, espera reunir la próxima semana a altos representantes de Serbia y Kosovo en Bruselas para una “reunión de gestión de crisis”. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *