Más

Suscribirse

Redes Sociales

Enviada de ONU para Birmania pide incluir a la junta en un proceso de paz

La nueva enviada especial de la ONU para Birmania, la singapurense Noeleen Heyzer, consideró que la junta militar “no puede ser ignorada y apartada de ningún futuro proceso de paz”, cuando se cumple un año del golpe de Estado que derrocó el gobierno de la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi.

“Cuando digo que la junta no es el poder legítimo, no quiere decir que no deba tener ningún rol. Tiene un papel legítimo. Pero no es el gobierno legítimo en este momento”, añadió Heyzer durante una entrevista con la cadena Channel News Asia, en la víspera del primer aniversario de la asonada del 1 de febrero de 2021 en Birmania.

Las declaraciones de la diplomática, que se estrenó en el cargo hace seis semanas, se producen después de que el Gobierno de Unidad Nacional (NUG, por sus siglas en inglés), formado por políticos derrocados afines a Suu Kyi y que se declara el único poder legítimo en Birmania, urgiera a excluir a los militares de cualquier negociación sobre el futuro del país.

Al menos 1.503 personas han muerto en Birmania a raíz de la brutal represión de la junta tras la asonada, según la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP), una oenegé birmana.

“Los asesinatos irán a más salvo que encontremos una forma de pararlos”, dijo la enviada de la ONU durante la entrevista con la cadena asiática.

También te podría interesar: Pfizer confirma que Brasil ignoró oferta de vacunas para diciembre de 2020

Si bien se manifestó a favor de incluir a los militares en cualquier futuro proceso de paz, añadió que la junta “no puede tener un papel de liderazgo” de ahora en adelante.

Heyzer exhortó a un alto el fuego y urgió a los jóvenes que se han sumado a las llamadas Fuerzas de Defensa Popular (PDF, por sus siglas en inglés), el brazo armado del NUG, a las que se han sumado miles de personas desde el golpe para enfrentarse al Ejército birmano, a “moderar su postura” y “pensar en el largo plazo”.

“Cualquier transformación política lleva tiempo y no pasa de la noche a la mañana. Y, por lo tanto, quiero que tengan algo por lo que vivir, no por lo que morir”, apuntó.

Heyzer es la primera persona procedente del sureste asiático que ocupa este cargo, y se espera que su conocimiento de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), principal mediador del conflicto, y experiencia en el seno de la ONU ayuden a reforzar la implicación internacional en la crisis birmana.

La enviada especial de la ONU instó asimismo a actuar con prontitud en una rueda de prensa virtual el lunes en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, en la que alertó de que la situación en Birmania es cada vez más inestable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *