En Zacatlán de las Manzanas, Puebla; Los caciques del agua se enriquecen con total impunidad

3597 vistas
12 min lectura

En este pueblo mágico, todo puede suceder: desde la desaparición de deudas, pasando por sobornos de grandes empresas y hasta agua gratis a exalcaldes y autocompra del vital líquido

Claudia Martínez y David Casco

En mayo de 2020, al inicio de la pandemia por Covid-19, se orquestó de manera bélica la persecución y hostigamiento a trabajadores del Sistema Operador de Agua (SOSAPAZ) en Zacatlán de las manzanas, Puebla: despidos injustificados para aquellos que comenzaron a detectar cobros alterados en los recibos; tomas clandestinas, y sobornos bajo la manga en el área comercial para evitar cortes del servicio a empresas depredadoras. Las deudas desde entonces ascendían hasta en 200 mil pesos.

Dichas deudas son condonadas con sobornos de 10 mil a 70 mil pesos; en este último caso aplicaba el “entre” de 70 mil pesos cuando la deuda ascendía a 150 mil pesos.

El dinero de los sobornos queda en manos de la gerente comercial de SOSAPAZ –Cristina Juárez Aguilar–, quien está en contubernio con el director de la dependencia, Gabriel Trejo Reyes.

Estos actos de corrupción al interior del Sistema operador de agua, generó la persecución y hostigamiento de trabajadores que comenzaron a denunciar lo que ocurría al interior del organismo, al grado de que Juárez Aguilar –en complacencia con el director Trejo–, buscaran apoyo de supuestos ministeriales armados, quienes se apersonaron como elementos de la Fiscalía del estado en el SOSAPAZ para obligar a firmar renuncias de algunos trabajadores. 

Hasta el momento suman 19 trabajadores despedidos injustificadamente, todos ellos se encontraban en puestos clave y hasta la fecha esos puestos manejan información privilegiada, toda relacionada con el robo del agua en Zacatlán, así como los elevados costos al público en medidores, cuando empresas que venden estas cajas de medida del líquido no rebasan los 150 pesos y a los usuarios se los venden en 900 pesos.

Otro tema de robo y corrupción al interior del SOSAPAZ es la cartera vencida… que nunca se registró en el sistema operador de agua. Esta cartera de cobro asciende a más de 4 millones de pesos y se sigue cobrando, pero no se registra en la base de datos del SOSAPAZ, y ese dinero ha quedado en manos de Gabriel Trejo Reyes y Cristina Juárez Aguilar, de acuerdo a los testimonios recabados por Ángel Metropolitano.

CACIQUES DEL AGUA Y EL PUEBLO CIEGO

La llegada de Gabriel Trejo Reyes, director de SOSAPAZ, se dio por la imposición del alcalde Luis Márquez Lecona –violando el acta constitutiva y el comité que se encarga de vigilar que no se incurran en actos de corrupción–, en contubernio con la contralora Cristina Juárez Aguilar, conocida como “La cacique del agua” en Zacatlán por sus 26 años de antigüedad al frente de la gerencia comercial. Este par de servidores públicos son responsables del robo más grande de agua en la historia de Zacatlán por parte de empresas como Aurrera, lavanderías y embotelladoras, sin pasar por alto a los expresidentes municipales.

Una de las empresas depredadoras de agua en Zacatlán es El Jubero, de Rodolfo González. Tan solo esta embotelladora posee tres tomas directas a su empresa y además goza el privilegio de grandes descuentos generados por la misma contraloría de SOSAPAZ.

Para colmo, los expresidentes municipales –de acuerdo a la plataforma oficial del Sistema Operador de Agua– aparecen con tomas cerradas de agua, es decir, no pagan un solo peso y tienen el privilegio de gastarla como les plazca porque sus empresas que pertenecen a la rama hotelera, restaurantera, minera, refresqueras y sidreras, también tienen el privilegio de que se les condonen miles de pesos o simplemente también aparecen sus empresas con tomas que reportan consumo cero de agua.

Hasta hace unos meses, el jurídico del Ayuntamiento de Zacatlán realizó observaciones a la gerencia comercial de SOSAPAZ, específicamente para detectar si las cajas hacen desvío de dinero.

Y esta área jurídica detectó que SOSAPAZ –hasta la fecha–, presenta sobrantes que no se han podido justificar y los funcionarios al frente del Sistema Operador de Agua gozan de impunidad para seguir robando al pueblo mediante los redondeos en los recibos de cobro, más cobros de reconexión del agua sin vencimiento de fecha fiscal, es decir, los cortes por orden de la gerencia comercial los efectúan en el mismo mes, pasando por alto a la Secretaría de Hacienda y todos estos son autorizados por la gerente comercial, Cristina Juárez Aguilar.   

Cabe destacar que el recurso que pasa por las manos de Juárez Aguilar, es dinero que no reporta, ni ella, ni la dirección de Trejo; son cantidades que justifican al usuario con recibos provisionales sin ser un documento oficial y sin que se registren en la base de datos.

ZACATLÁN, EN AGUAS NEGRAS

Desde hace más de dos años el agua sale contaminada y elevadamente clorada. Todo el municipio ocupa agua que no está siendo potabilizada, con ese líquido se bañan y con esa agua cocinan los alimentos sus habitantes.

Los desechos de estas aguas negras se están descargando de manera ilegal a los mantos acuíferos del pueblo mágico; el SOSAPAZ mantiene control sobre algunos medios locales como estatales para evitar que se haga visible la brutal contaminación en la que están hundiendo al municipio, y de esta manera evitar sanciones millonarias por parte de la Secretaría del Medio Ambiente.

Esta administración apuesta a que los políticos arreglen las plantas tratadoras que están descompuestas y que desde hace dos años están contaminando a los habitantes y al medio ambiente; el agua de la llave sale negra y ni hablar de las tuberías, pese a que algunos habitantes lo han hecho público y en redes sociales; nadie, absolutamente nadie, tiene interés por hacer algo al respecto. El pueblo es feliz con su nombramiento de pueblo mágico y lo demás no importa.

LA MISTERIOSA DESAPARICIÓN DEL RADAR

Vale recordar que, en la administración pasada, el municipio de Zacatlán contaba con un radar que servía para detectar las tomas clandestinas de agua. Sin embargo, a la llegada de Gabriel Trejo al SOSAPAZ, de la noche a la mañana el radar fue desaparecido.

Actualmente las pulgadas de la salida del agua que suministra el líquido al municipio, no coinciden con el desemboque y pulgadas de descarga a las plantas tratadoras que sólo sirven para clorar.

El colmo del robo al pueblo: autocompra el agua, más cara que un litro de gasolina, y todo queda entre cuates.

Y es que el Sistema Operador de Agua contó con una pipa de agua que tenía la función de llevar agua a colonias que rara ocasión llegaban a tener problemas con el servicio; en esta administración la pipa que suministraba el líquido de manera gratuita a las colonias que se quedaban sin servicio fue vendida a un particular.

Ahora el corte de agua a las colonias es el pan de cada día, no porque el municipio carezca del líquido; Zacatlán es rico en agua pese a la contaminación que sufre, el agua abunda en estas tierras mágicas; sin embargo, los negocios son negocios y todo queda entre cuates.

El director Gabriel Trejo Reyes es el responsable de la escasez intencional del agua a las colonias, pues es quien ordena al azar de seis a siete colonias a la semana el corte del servicio; colonias como Maquixtla, Poxtla, Niños Héroes, Luis Donaldo, Guadalupana, Loma Bonita, San José, El Moral, son algunas de las que más sufren de esta violación al derecho humano universal del agua y la vida. 

Así, la pipa que fue vendida al particular es la primera en tener la lista de colonias sin agua a las que le suministrará el vital líquido durante toda la semana, agua que este particular le compra al SOSAPAZ y que le venden a cientos de familias a las que les cortan el servicio por colonias. Negocio redondo y perverso.

Zacatlán carece de activistas y defensores del agua como de la tierra, este municipio tiene un conflicto catastrófico en la contaminación de sus ríos y cascadas a causa de la indolente administración municipal, como de SOSAPAZ, y no hay nadie que ponga freno a la corrupción que se vive dentro del Sistema Operador de Agua.

Y si a esto agregamos la entrada de las mineras, en un abrir y cerrar de ojos Zacatlán será un escenario mágicamente desolador, entonces sí será el pueblo mágico que le importó nada la devastación de su verde escenario natural y luminosas cascadas… ahora negras.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Vandalizan sede de ente electoral en Chiapas

Siguiente noticia

Bancos de México aumentaron un 10 % las transacciones en línea en 2020