Más

Suscribirse

Redes Sociales

“En Nicaragua es difícil trabajar en periodismo”, según activista de DDHH

El director ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos en Nicaragua (CPDH), Marcos Carmona, alertó de que “en Nicaragua es difícil trabajar en periodismo” por ser un país con al menos 208 comunicadores que se han exiliado por razones de seguridad desde abril de 2018.

“Realmente en Nicaragua es difícil trabajar en periodismo, al igual que el trabajo de los defensores de derechos humanos, porque lamentablemente (en) la dictadura (Gobierno de Daniel Ortega) toda acción que los hombres y mujeres de prensa dan a conocer, lo ven como una agresión”, dijo Carmona en conferencia de prensa en Miami, donde está exiliado, acompañado del periodista Marcos Medina a quien las autoridades nicaragüenses prohibieron la entrada a su país.

En la conferencia, transmitida por medios nicaragüenses en el exilio, Carmona reveló que la CPDH ha “recibido muchas denuncias de personas, que nos han pedido un poco del sigilo”, a quienes tampoco les han permitido el ingreso a Nicaragua.

“Observamos que esta dictadura está cometiendo un delito de lesa humanidad, porque está desarraigando a los compatriotas a volver a su lugar de origen”, argumentó el activista, que aseguró que el Grupo de Expertos en DD.HH. sobre Nicaragua de las Naciones Unidas está preocupado por esa situación, afirmó Carmona.

“Hay una gran cantidad de nicaragüenses a los que se les ha negado el derecho de retornar a su patria”, insistió, sin precisar.

EL MENSAJE PARA LOS PERIODISTAS

Por su lado, el también defensor de derechos humanos de la CPDH, Denis Darce, advirtió que esa medida migratoria, de impedir el retorno a su país a nicaragüenses, “tiene la clara intención de dar un mensaje de represión y de intimidación a la población”.

“Están diciéndole a todo periodista que está en Nicaragua, de que no puede salir en libertad y pensar en volver a regresar al país, sino sólo aquellos que cuentan con la venia del régimen sandinista, de esa dictadura, que ya todos estamos sufriendo verdad”, agregó.

Medina, director del portal digital Medios Confiables y director de noticias del noticiero Seis en Punto de Radio Corporación, una de las principales emisoras de Nicaragua, no pudo abordar el pasado 24 de julio en Miami (EE.UU.) el vuelo directo en el que iba a regresar a su país, porque, según le comunicó la compañía aérea, las autoridades nicaragüenses le habían denegado la entrada a él y a su familia.

El comunicador, que había viajado a EE.UU. para atender asuntos médicos familiares, interpuso la denuncia en la CPDH -una ONG humanitaria ilegalizada por las autoridades en Nicaragua, que ha abierto oficina en Miami-, con el fin de sentar un precedente.

Al menos 208 comunicadores nicaragüenses se han marchado del país al exilio por razones de seguridad desde abril de 2018, cuando estallaron unas manifestaciones contra el Gobierno del Ortega, según un informe divulgado el pasado 10 de julio por la red regional Voces del Sur y la Fundación por la Libertad de Expresión y Democracia.

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, que se ha acentuado tras los controvertidos comicios de noviembre de 2021, en los que Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *