En la subasta del INDEP de 3 aeronaves, no cuadran las cuentas

470 vistas
9 min lectura
Presidencia de México

El Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado presumió que vendió las tres aeronaves en 125.5 millones de pesos, pero en realidad cuestan 860 millones de pesos

El Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (INDEP) informó el viernes pasado –con bombo y platillo–, que captó 125.5 millones de pesos (mdp) por la venta de tres aeronaves, de las cuales algunas formaban parte de la flota de la Fuerza Aérea Mexicana.

Esto fue lo que vendió el INDEP, en la Segunda Subasta de Aeronaves, a Sobre Cerrado, que “resultó un éxito en cuanto a la obtención de recursos”, detalló en un comunicado:

Lote 7, un avión Cessna Citation, modelo 501SP, adquirido en 8 millones 110 mil pesos.

Lote 13, un helicóptero marca Eurocopter France modelo EC225 LP, que se lo llevó el participante que pagó 52 millones 435 mil pesos.

Lote 14, un avión marca Boeing Company modelo 757-225, el llamado antiguo avión Presidencial (Benito Juárez), que se vendió en 65 millones de pesos.

Ernesto Prieto Ortega, director general del INDEP, recordó que en esta Subasta a Sobre Cerrado se pusieron a la venta en total 14 aeronaves; de éstas, explicó, cuatro corresponden, como entidad promovente, a la oficina de la Presidencia de la República, cuatro a la Secretaría de la Defensa Nacional, dos a la Secretaría de la Marina Armada de México, dos a la Comisión Nacional del Agua y dos más de Petróleos Mexicanos (Pemex).

“En este sentido, y cumpliendo las instrucciones del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en el INDEP sabemos de la importancia que tiene para nuestro país el contar con un gobierno austero, eficiente y honesto. No puede haber gobierno rico con pueblo pobre”, resaltó Prieto Ortega.

Sin embargo, lo que a decir del director general del INDEP, “resultó un éxito en cuanto a la obtención de recursos”, es una falacia, pues las aeronaves se vendieron muy por debajo de su precio real…

LOS COSTOS REALES…

El comunicado del INDEP cita a su director general así: “nuestras subastas se realizan ‘siempre a través de los valores que le permitan el reconocimiento social como son la transparencia, eficiencia, honestidad, honradez, y el apego al estado de derecho’”.

Pero la realidad es otra, pues de acuerdo a expertos del sector aeronáutico consultados por Ángel Metropolitano, vender aeronaves no es lo mismo que comercializar un automóvil o una casa.

“Es algo más complejo, pues se debe revisar el estado físico de las aeronaves, consultar sus bitácoras, revisar si tienen sus mantenimientos, las fallas que han sido corregidas, que esté todo en orden. Y para ello, hay brokers especializados que se encargan de verificar y valuar las aeronaves”, dice una fuente especializada en el tema.

Además, apuntan las fuentes, pese a que el INDEP diga que fue un éxito la subasta, no es así, pues las aeronaves prácticamente se remataron “muy por debajo de su valor real. Y todo apunta a que, si no se reveló la identidad de los compradores, podrían haber sido vendidas a revendedores, quien generarán una utilidad extraordinaria con bienes del pueblo mexicano”.

Por ejemplo, el Boeing 757-225 (Benito Juárez), que fue adquirido en el sexenio de Miguel de la Madrid, en 1987, se subastó en 65 millones de pesos, cuando su valor real oscila en unos 35 millones de dólares–, de acuerdo a las páginas de venta de aviones de Estados Unidos, quienes marcan la pauta del mercado aeronáutico, como Controller Air Sale.

“Este avión, aunque ya es viejo, tiene un mantenimiento de primera, pues al tratarse de una aeronave presidencial no se escatimaba en su mantenimiento ni en su cuidado. Imagínate, es el avión en donde viajaban Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y un corto tiempo Enrique Peña Nieto. Eran los presidentes, y el mantenimiento era vital y asunto de seguridad nacional. No era una carcacha. Definitivamente no corresponde al precio en que fue vendido…”, explica una de las fuentes consultadas.

La segunda aeronave, el Cessna Citation, modelo 501SP, el INDEP lo vendió en 8 millones 110 mil pesos. Sin embargo, de acuerdo a los listados internacionales especializados, esta aeronave alcanza un valor de 1 millón 150 mil dólares, unos 23 millones de pesos.

La tercera aeronave que el INDEP subastó es un helicóptero marca Eurocopter France modelo EC225 LP, por el que el comprador pagó 52 millones 435 mil pesos. No obstante, los portales internacionales de precios de aeronaves, tasan este helicóptero en 13 millones de dólares, es decir, unos 260 millones de pesos.

Es decir, el costo real de estas tres aeronaves subastadas, es de poco más de 49 millones de dólares.

Y si se suman las “pérdidas” de las tres aeronaves subastadas, nos da la cantidad de 42 millones de dólares, contra los 6.2 millones de dólares que recibió el INDEP.

O sea, en esta transacción se «esfumaron» 860 millones de pesos.

Las fuentes consultadas para elaborar este reportaje, quienes prefieren permanecer con su identidad bajo reserva, pero están plenamente identificadas por Ángel Metropolitano, refieren que todo indica que esta subasta realizada en la Base Aérea Militar número 19 –localizada en la colonia Aviación Civil, en la Ciudad de México– “pudo estar amañada, al ofrecer a los ofertantes aeronaves muy por debajo de costo real, con la finalidad de que sean revendidas e, incluso, que funcionarios del INDEP se lleven una jugosa comisión”.

Por ello, las fuentes informativas piden conocer quién y en función de qué hizo la valuación de las aeronaves a subastar, pues no es posible que se tenga una pérdida millonaria, y se trate de engañar al presidente López Obrador en cuanto a que la operación fue un éxito.

Las mismas fuentes consultadas, piden que la Unidad de Inteligencia Financiera y la Secretaría de la Función Pública, indaguen bien esta subasta, “pues se ve amañada por donde se quiera mirar”.

Sin embargo, otras fuentes consultadas del gobierno federal, se preguntan en dónde estaba la titular de la SFP desde que se anunció esta subasta, y más cuando se realizó. “Su función es prevenir estos presuntos amaños, y si no lo hizo, es porque seguramente es tapadera de actos indebidos, y le mal informa al Presidente. Por eso, y más, su salida del gabinete es inminente», apuntan.   

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Criptodivisas: Venezuela adopta el «Petro» y el Salvador al «Bitcoin»

Siguiente noticia

La Unión Europea aprueba medidas contra la pobreza infantil